Luján Guirado: “Lo que más me gusta de River es que es una gran familia”

La jugadora local atraviesa su segundo año en el Millonario

Su talento se vio plasmado en cancha desde muy pequeña en su querido San Jorge Rugby Club y con 16 años la jugadora de hockey Luján Guirado ya estaba debutando en la Primera división del “Santo”, donde jugó tanto en el torneo local como en el ascenso a la máxima categoría de la Liga Mendocina.

A pesar de que incursionó por varias actividades y le gustaba andar en moto, esta pasión por el hockey fue creciendo y con muy buenos rendimientos, la llevó a estar hoy en día en su segunda temporada en el Club Atlético River Plate, uno de los clubes más grandes de nuestro país.

La deportista que tiene 18 años dialogó con Diario San Rafael y contó de su presente: “Este año empezaba mi segundo año en River y el año pasado seguía siendo de Quinta división pero entrenaba y sumaba minutos con el plantel superior. Pero este año ya pasaba de categoría así que sabía que me tenía que ganar un lugar en la Primera. “Entrené en el verano con Florentino Correa y al llegar allá en febrero comencé a entrenar con el club, fue una pretemporada muy dura, de entrenamientos intensos, agregando partidos amistosos”.

“Personalmente estaba muy feliz, nuestro entrenador es Sergio “Cacho” Vigil, donde sabía que con él iba a crecer como deportista y persona, lo cual para mi es algo esencial”, destacó la delantera.

Al consultarte del club detalló: “Lo que más me gusta de River es que es una gran familia, la mayoría del plantel superior somos del interior, lo que significa que estamos lejos de nuestras familias, amigos. Es por eso que el club pasa hacer nuestra casa”.

De cómo fue su llegada a la institución riverplatense, dijo: “En noviembre del 2018 me fui a probar, yo siempre me quise ir. Así que empecé a informarme, logré hacer contacto con la coordinadora de River, ella me dijo de las pruebas y recién ahí le dije a mi mamá. Mi familia no entendía nada, no lo creía, pero después les mostré todo”.

“Entrené el primer día con la Quinta y después me hicieron ir con la Primera al día siguiente, entrené con ellas y al terminar todo habló conmigo Gabriel Minadeo y Andrea Morello y me dijeron que había quedado. Yo no lo podía creer y mi familia menos, después tuve que convencerlos para irme a comienzos del 2019”, respondió Luján.

En cuanto a su vida en Buenos Aires y cómo lo tomó, expresó: “Irme a Buenos Aires me enseñó una barbaridad, a nivel deportivo la competencia que hay allá te hace sacar ventaja en los detalles por ende aprendés a ser súper disciplinado. El entrenamiento invisible saca mucha ventaja, es otro nivel, allá desde divisiones muy pequeñas las nenas ya compiten por ganarse un lugar y el torneo metropolitano te brinda poder enfrentarte cada fin de semana con Leonas, jugadoras con mucha experiencia. No hay partidos fáciles, todos los partidos que jugamos tienen mucha adrenalina”.

“Fuera del hockey fue un cambio muy drástico por así decirlo, pase de vivir en San Rafael que me iba en bici a todos lados a moverme por la provincia más grande del país en colectivo. Pasé de levantarme y tener el desayuno hecho por mi mamá a tener que hacer todo como cocinar, limpiar, lavarme la ropa, etc”, especificó.

Ante esto agregó: “Ahora vivo con dos chicas más; una es de Mendoza y otra de Entre Ríos, las 3 tenemos diferentes horarios, pero el vivir con ellas este año era una compañía que ayudaba mucho”.

“El primer año fue muy duro, lloraba todos los días porque extrañaba a mi familia, pero sentía algo que me decía dale Luji vos podés y así fue como lo pude ir llevando. Hasta el día de hoy sigo extrañando mucho a mi familia pero a pesar de la distancia se que siempre están ahí. Sin ellos nada sería posible”, explicó Guirado.

Sacando de lado de lo deportivo, enfatizó: “Este año empecé la facultad, estudio Ingeniería Industrial. Lo cual ahora que tuve más tiempo para pensar me hizo dudar de la carrera, creo que voy a seguir con Psicología o alguna de sus ramas, me llama mucho la atención todo lo que se relaciona con la mente humana, me gustaría relacionarme con la psicología deportiva y también en un futuro trabajar en villas, merenderos, esos lugares en donde poca gente se compromete».

“Soy muy competitiva así que en estos tiempos de pandemia compito con mi peor rival “yo misma” para que cuando todo vuelva estar a un 110%. Estoy entrenando con Florentino Correa, también Lucía Caride y la parte de gimnasio la hago con Gerardo Guerrieri, les agradezco todo lo que hacen por mí, también voy a la cancha-más que nada hacer un poco de técnica individual”, matizó.

Finalizando la nota hizo un balance de la situación que se atraviesa: “Esta pandemia fue una mezcla de sensaciones y emociones. Lo negativo es que se suspendieron todos los torneos nacionales, concentraciones, pero creo que no hay mal que por bien no venga asique trato de sacar lo positivo, aprovecho para ser mi mejor versión en el deporte aprovechando que acá tengo las posibilidades, a pasar tiempo con mi familia, me gusta mucho ir a la montaña y a lugares que allá en Buenos Aires no están”.