LV4 celebró un nuevo cumpleaños

La emisora estatal cumplió 81 años de historia

Ayer LV4 cumplió 81 años de historia y, en la oportunidad, se reconoció la labor de personal retirado, como así también de aquellos que llevan 25 años de servicio en la emisora. Martín Rostand, director de Radio Nacional San Rafael, habló al respecto con FM Vos (91.5).
Sobre el presente de LV4, expresó que él lo encuentra “bien y saludable”. “No son tiempos fáciles y nos ha tocado una transición un poco complicada, con avatares que no formaban parte de la ‘normalidad de la radio’. Esta decisión de la directiva de Radio Nacional de disociar frecuencias y separar la FM de la AM generó en algún sector de la sociedad algo de resistencia (mucha gente mostró su desagrado), le resultaba más cómodo escucharla por FM, pero a más de un año de aquella circunstancia, me parece que hemos superado esa situación y la audiencia de la radio se mantiene firme”, aseguró.
Por otra parte, hizo hincapié en que en la emisora se trabaja para que funcione como “la voz del Estado” y no meramente como “la voz del Gobierno”, es decir, independientemente de cuál sea el gobierno que tenga la responsabilidad de gestionar y administrar la cosa pública. “Trabajamos para ir generando la conciencia –tanto en la audiencia como en nosotros– de que somos eso: la voz del Estado, la voz comunitaria, la que nos representa a todos”, destacó.
Ayer al mediodía hubo una celebración “puertas adentro” de LV4, de la que participaron trabajadores y ex trabajadores de la radio, junto con algunos colaboradores.
En “sintonía” con el homenaje, Rostand recordó los nombres de algunos de los comunicadores más memorables que tuvo San Rafael y que –por supuesto– alguna vez pisaron los estudios de LV4, entre ellos, Jorge Quintana, Arnoldo Avena, Armando Grillo, Tito López, Emilio Bielli, Edmundo Homan, Alicia Jaime y María Ester Maure. “Son gente importante que ha dejado una marca indeleble en la comunidad. En la distancia y el tiempo, quizás las nuevas generaciones no reconozcan nada en esa nómina tan valiosa, pero para quienes hacemos medios son claramente una huella, maestros del oficio que hemos elegido y nos desafían permanentemente a llegar a esos estándares de calidad que tenían ellos: la pureza y la prolijidad con la que se expresaban”, resaltó.