Maduro quiere mantenerse en el poder mientras se desarrollan unas nuevas elecciones

El chavismo aceptó en el diálogo con los opositores llamar a elecciones presidenciales a la brevedad pero siempre que Nicolás Maduro esté en el poder durante la celebración de esos comicios. También solicitó que Estados Unidos levante las sanciones económicas impuestas a funcionarios y empresas venezolanas, condiciones rechazadas por los emisarios de Juan Guaidó, reveló este domingo la prensa estadounidense.

Los delegados chavistas ratificaron a finales de julio esa posición. Las conversaciones no se reanudaron en agosto por las nuevas sanciones del Gobierno de Donald Trump. Los representantes de Maduro decidieron cancelar la reunión en Barbados, isla caribeña donde se realizaban los acercamientos. El diario The Wall Street Journal afirmó que basó su informe en las declaraciones de cuatro fuentes que no identificó.

“El gobierno chavista aceptó oficialmente ir a las elecciones pero a cambio de levantar las sanciones y de que Maduro se quede. Estados Unidos no quiere eso. Seguiremos negociando y luego discutiremos si Maduro se queda o no”, dijo uno de los informantes. La Casa Blanca se negó a levantar las sanciones y rechazó la posibilidad de que Maduro esté en el poder cuando se celebren esos comicios.

Pero a cambio ofreció garantías de seguridad en un exilio para el mandatario chavista, publicó WSJ. “Estamos negociando, con la mediación de Noruega, garantías respaldadas internacionalmente”, había afirmado el presidente interino respaldado por más de 50 países, Juan Guaidó, en su insistencia sobre la importancia de dialogar. En Venezuela hay hermetismo desde la oposición a dialogar con el oficialismo.

La Asamblea Nacional desconoció en enero el nuevo mandato de Maduro y designó a su presidente, Juan Guaidó, como jefe de Estados interino. Tras cinco rondas de conversaciones -dos en Oslo, en mayo, y tres en Barbados, en julio. Entre los seis puntos de la agenda del diálogo figuran el llamado a elecciones presidenciales -en nueve meses a partir de que se firme el acuerdo- y la renovación del Consejo Nacional Electoral (hoy controlado por el chavismo).

También se incluyó el eventual levantamiento de las sanciones económicas y financieras impuestas a funcionarios y al Estado venezolano, que no solo ha impuesto Estados Unidos, sino también la Unión Europea. La crisis humanitaria que sufre el país petroleo golpea más fuerte desde 2016. Son más de 4 millones de venezolanos exiliados por la grave escasez de alimentos y medicinas

Maduro trata de sostener que la hambruna que se desata en Venezuela es responsabilidad de Trump por las sanciones económicas. Y Guaidó afirma que los castigos responden a los manejos irregulares de los recursos de ese país. Mientras tanto, las Naciones Unidas reporta más de 7 millones de venezolanos con riesgo vital, por eso llamó a recaudar fondos para ayudar a los más vulnerables.