Maltrato infantil: “fue clave el trabajo del Cuerpo Médico Forense para constatar los golpes”

Las lesiones sufridas por una beba de 4 meses y su hermanito de 2 años, derivó en la imputación de sus padres por “Lesiones graves agravadas por el vínculo”. Así lo resolvió la fiscal Andrea Rossi, a cargo de la investigación, tras recibir el informe del Cuerpo Médico Forense que evaluó las lesiones que presentaban los menores.
En diálogo con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael, Rossi contó que “todo empezó a partir de un reporte del Programa Provincial de Maltrato Infantil (PPMI) luego del diagnóstico que profesionales médicos del hospital Schestakow hicieron sobre las lesiones que presentaban los menores”
“La nena presentaba fractura de cráneo, al igual que su hermanito de 2 años. En base a eso desde la Fiscalía adoptamos las medidas para investigar lo ocurrido. A través del Cuerpo Médico Forense verificamos las lesiones, el carácter, el origen y la antigüedad de las mismas. Sobre ese trabajo, caratulamos la causa como ´lesiones graves agravadas por el vínculo´ y se las imputamos a la madre y al padre de las víctimas”, detalló la fiscal.
Rossi indicó que “por sus edades, no es posible tomarles declaración a las víctimas, pero suponemos que – al estar bajo el resguardo de sus padres – son ellos quienes provocaron las lesiones. Por ahora tenemos un alto grado de sospecha, razón por la que imputamos formalmente a los progenitores para seguir con la investigación”.
Ni la madre ni el padre de los menores quisieron declarar, aunque desde la Fiscalía se avanzó con una encuesta ambiental y testimoniales a vecinos de los presuntos agresores y a los médicos que, en primera instancia, atendieron a las criaturas.
Rossi confirmó que “la primera versión que otorgaron los imputados fue que las lesiones se produjeron cuando los niños jugaban con un perro. Sin embargo, a instancias del Cuerpo Médico Forense, se determinó que las lesiones que presentaban los niños no se corresponden con una caída sino por golpes provocados por personas”.
Como complemento de las imputaciones, Rossi dictó la prohibición de acercamiento de parte de los progenitores a los menores. Si bien ambos permanecen en libertad, el sujeto está en el área de Salud Mental, ya que – luego de descubrirse las lesiones – intentó atentar contra su vida. En tanto que la madre no tiene antecedentes penales y el delito que se le endilga no prevé la detención. Ahora los niños quedarán a resguardo de los órganos competentes dependientes de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), mientras avanza el proceso en la Fiscalía de la doctora Rossi.
Respecto al estado de salud de los menores, la funcionaria destacó que “los menores están bien. Si bien las lesiones son de gravedad, no pusieron en riesgo la vida de los niños”.