Manifestantes toman el aeropuerto de Hong Kong y se cancelan los vuelos por segundo día

La jefa de gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, advirtió este martes que las protestas estarían llevando la ciudad por un “camino sin retorno” al día siguiente de que cientos de manifestantes se congregaran en el aeropuerto internacional y los vuelos fueran paralizados. El cierre ocurrió al cabo de 10 semanas consecutivas de una crisis en la que millones de personas han tomado las calles, algo insólito desde la devolución del territorio a China, en 1997.

“La violencia, ya sea su uso o su justificación, llevará a Hong Kong por un camino sin retorno y hundirá a la sociedad en una situación muy preocupante y peligrosa”, alertó Lam,  durante una conferencia de prensa, mientras el aeropuerto intentaba recuperarse del inédito cierre. “La situación la semana pasada me hizo temer que hayamos llegado a esta peligrosa situación”, agregó al borde de las lágrimas.

La escalada de violencia está llegando a niveles inimaginables, por lo que el gobierno hongkonés ha amenazado en repetidas ocasiones sobre posibles medidas para acabar con la situación. De nada ha servido y los manifestantes vez se imponen cada vez más a pesar de la represión policial. De hecho, el eslogan de la protesta del lunes fue “ojo por ojo”, debido a que una mujer sufrió una grave lesión en el rostro, que le hizo perder la vista de un ojo, durante la manifestación de la noche del domingo.

“Tómense un momento para pensar, miren nuestra ciudad, nuestro hogar. ¿Realmente quieren que lo lleven al abismo?”, preguntó nuevamente negándose a hacer cualquier tipo de concesión a los manifestantes. Mientras tanto, el aeropuerto intentaba reanudar sus operaciones, después de que se cancelaran todos los vuelos del lunes por la entrada de los manifestantes pro-democracia a la zona de llegadas. Sin embargo, la situación no regresaría a la normalidad.

De acuerdo a la información de las autoridades policiales, más de 5.000 personas participaron en la cuarta jornada de sentada pacífica para sensibilizar a turistas sobre la causa. Los manifestantes, sin necesidad de intervención policial, abandonaron progresivamente el aeropuerto durante la noche. La situación parecía haber acabado pero luego los manifestantes anunciaron su intención de regresar al aeropuerto la tarde de este martes para continuar con la protesta.

Por ello, esta tarde, cientos de manifestantes bloqueaban, por segundo día consecutivo, el área de salidas. Las multitudes coreaban “¡Lucha por la libertad! ¡Apoya a Hong Kong!”, mientras bloqueaban el paso con carros de equipaje y algunos entregaban volantes a los visitantes. El día anterior, muchos de los viajeros que quedaron atascados por la anulación de su vuelo expresaron su solidaridad con los manifestantes, que han ganado simpatías en la opinión pública.

Este lunes, el gobierno central chino dijo ver “signos de terrorismo” en el movimiento de protesta que comenzó por el proyecto de ley de extradición pero que ahora contempla muchos otros aspectos como la dimisión de Carrie Lam, la investigación de la represión policial y otras reformas de carácter democrático como el sufragio universal. “Los manifestantes radicales de Hong Kong recurrieron en varias ocasiones a objetos extremadamente peligrosos para atacar a los policías, lo que constituye un crimen grave y revela signos incipientes de terrorismo”, declaró Yang Guang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao.