Manzanares vinculó directamente Cristina con las operaciones de lavado de dinero

El ex contador de los Kirchner está procesado en la causa de los cuadernos por presunto lavado de dinero, en el tramo donde se investigó al entorno de Daniel Muñoz por operaciones en Estados Unidos, inicialmente por US$ 70 millones.

Ahora se presume que los bienes superarían los US$ 500 millones. A ese número se habría llegado, entre otras cosas, por la información y la documentación aportada por Manzanares.
Cuando confesó ante el fiscal Stornelli, acompañado de sus defensores Alejandro Baldini y Roberto Herrera, el ex contador de los Kirchner dio detalles de la estructura societaria familiar. En primer lugar contó que tanto Los Sauces (inmobiliaria) como Hotesur (dueña del hotel Alto Calafate) fueron empresas creadas con un único objetivo: «Lavar dinero», «todos lavaban», resumió Manzanares.
Las operaciones de blanqueo realizadas a través de las dos empresas de la familia Kirchner fueron objeto de investigación y derivaron en sendas causas, previas a las revelaciones de los cuadernos. Respecto a Los Sauces, la Justicia concluyó que se usó para que «una porción de lo que era sustraído al Estado Nacional -a través de la obra pública vial (a Báez) y concesiones otorgadas (Cristóbal López)- fuera a parar a los ex presidentes y a su núcleo familiar».
La inmobiliaria y los alquileres simulados
El contador, al momento de hablar de Los Sauces, se refirió al rol que cumplieron los principales inquilinos, Lázaro Báez y Cristóbal López, que garantizaron el 86% de la facturación de la empresa. En dinero, unos $ 26 millones que fueron a parar al patrimonio de los Kirchner, mientras ambos empresarios eran «contratistas del Estado», según determinó la Justicia.
Esta operatoria fue confirmada por Manzanares. Contó cómo se simularon alquileres con el fin de lavar dinero y que nada se podría haber concretado sin la participación de los dos empresarios K. En este punto, mencionó a Máximo Kirchner y dijo que se dedicaba a cobrar cheques de los alquileres de los hoteles por adelantado. Al hijo de los ex presidentes le adjudicó un rol más periférico.
Los hoteles K y las habitaciones vacías
Durante la extensa indagatoria, el ex contador de los Kirchner se refirió también a Hotesur, la firma dueña del hotel Alto Calafate. Esta empresa, como la inmobiliaria, se encuentra intervenida por orden judicial. En este caso, el juez Julián Ercolini también procesó por lavado de dinero a Cristina, Máximo y Florencia Kirchner. En esta causa, Manzanares está acusado de operaciones de blanqueo.
Asesorado por sus abogados, decidió contar algunos detalles. Dio por corroborado lo establecido por los fiscales de la causa Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques: fueron simulaciones de alquileres y gerenciamiento de los hoteles familiares -incluidos otros hospedajes como Las Dunas y La Aldea de el Chaltén-, para lavar dinero.
Manzanares volvió a referirse al rol que ocupó Báez en todo esto: creó una empresa para gerenciar los hoteles y después, con su holding, alquiló habitaciones que nunca usó, mientras recibía obra pública vial. El dinero blanqueado, según contabilizó la Justicia, fueron cerca de $ 80 millones.
Las casas como escondite
Como contó Clarín, Manzanares confirmó que Daniel Muñoz era el responsable de trasladar dinero al Sur. Contó que parte de esas valijas con dinero que provendría de los sobornos cobrados a empresarios contratistas del Estado, se guardaban en la casa de la madre del ex Presidente. Una vivienda de chapa, estilo patagónico, poco llamativa, ubicada a cuadras del centro de Río Gallegos.
El ex contador Víctor Manzanares declaró que el ex juez Norberto Oyarbide manipuló una pericia para beneficiar a Néstor Kirchner
Esa propiedad, de apariencia sencilla, fue asaltada en noviembre del año pasado, por un grupo de personas que ingresó preguntando «dónde está la plata escondida». Pero no fue el único lugar donde, según el contador que conoció los números de los Kirchner durante décadas, se escondía el dinero.
Manzanares aseguró que Muñoz también trasladaba y recibía dinero en el departamento de Uruguay y Juncal en el barrio porteño de Recoleta, donde reside actualmente la senadora de Unidad Ciudadana. En esa propiedad, según el juez Bonadio, se realizaron 87 entregas de bolsos y valijas con dinero por US$ 69.722.600.
Fuente: Clarín