Maradona en la memoria de Oscar Longo, Roque Paolantonio, Alberto Pérez Gasul y Claudia Araujo

El deporte en general sufre la pérdida de uno de los más grandes futbolistas de la historia, Diego Armando Maradona, y el dolor es inmenso para todos aquellos que lo pudieron disfrutar.
Nuestra ciudad no fue la excepción y vivió esta lamentable noticia con emoción porque muchos sanrafaelinos se dieron el gusto de disfrutar al Diego cuando visitó el departamento.
Un 16 de noviembre de 1978, Diego Maradona jugó en San Rafael, más precisamente en el estadio del Sportivo Pedal Club. Fue un encuentro en el que la Selección Argentina Juvenil, que justamente tenía entre sus filas a Diego, se midió ante un seleccionado de San Rafael que se quedó con el triunfo por 2-1.

OSCAR LONGO
Uno de quien estuvo en ese encuentro fue Oscar “Pelusa” Longo, autor de uno de los goles en aquel encuentro y quien también marcó en el partido al “10” de nuestra selección.
Diario San Rafael recordó ese momento y comentó: “Realmente fue el partido soñado para todo San Rafael, todos los que vestimos la camiseta celeste ese día lo van a recordar de por vida, fuimos unos privilegiados y con el agregado de que nos tocó ganar”.
“Ese seleccionado nacional Sub 20 fue uno de los pocos partidos que perdió y por eso a todo ese grupo nos quedó que jugó el más grande en nuestra ciudad y el recuerdo permanecerá guardado. Diego ese día jugó un partidazo, nos seguía sorprendiendo con cosas maravillosas”.
“El director técnico era José María Machado, ese día, al haber jugadores de Primera División de muy buen nivel, lo único que nos dijo fue que nos paremos en cancha y que juguemos al fútbol. Ese día en una jugada lo marqué fuerte a Maradona y fue al piso, luego le pedí disculpas y me respondió que no había problema. Con sus 18 años demostró la personalidad que tenía y hablaba mucho con los compañeros”.
Y agregó: “Todos sabemos lo que fue como jugador, cómo nos representó a todos los argentinos en las distintas partes del mundo, siempre será el más grande de la historia”.

ROQUE PAOLANTONIO
Otro de los protagonistas de esa noche fue Roque Arturo Paolantonio, que comentó: “Un genio que se va. Yo creo que a muchos de nosotros los argentinos el fútbol nos gusta, pero también están aquellos que les gusta el fútbol y el futbol bien jugado, es por eso que el Diego era un genio”.
“De aquel partido, en el que tuve el privilegio de jugar contra ese seleccionado juvenil, recuerdo en varios reportajes que la gente fue a ver a Diego Maradona y terminaron viendo a Oscar Longo. “El Pelusa” esa noche yo creo que tuvo el partido soñado y él en cierta medida lo marcó muy bien esa noche al Diego, entonces podríamos decir, para desgracia de algunos, que no lo pudimos disfrutar como lo hubiéramos querido culpa del Pelusín”, expresó.
“Maradona era un genio realmente, por las cosas que hacía y que hizo realmente. Yo prefiero recordarlo en todo su esplendor y lo que hacia adentro de la cancha, fue un tipo comprometido, la hizo toda, pero siempre comprometido con los que menos tienen, poniéndole el pecho a las balas, diciendo cosas gustara a quien le gustara”.

Seleccionado Nacional Juvenil que se coronó en 1979
(foto gentileza infobravo.com)

ALBERTO PÉREZ GASUL
Alberto Pérez Gasul, actual presidente de la Liga Sanrafaelina de Fútbol, también recordó esa noche: “La viví muy de cerca porque en ese entonces era periodista, pude estar en los vestuarios con él y en el hotel que se alojó, ubicado en la calle Comandante Salas”.
“Lo que más me quedó de ese partido es que Oscar Longo lo borró de la cancha por lo bien que lo marcó, se veía que Diego iba a ser el mejor jugador del mundo y la cancha de Pedal estaba repleta”, describió.
Y dijo: “Además del fútbol argentino, fue el máximo referente del futbol mundial, mejor que Pelé, a quien también vi jugar. El fútbol va a sentir muchísimo su partida, porque no va a existir otro Maradona”.

CLAUDIA ARAUJO
La locutora sanrafaelina Claudia Araujo, quien estuvo viviendo en Canadá, también contó una anécdota personal: “Nosotros llegamos a Canadá en 1989, internet no era lo que es ahora y las comunicaciones no estaban al alcance de nuestras manos. En ese entonces para los canadienses o no existíamos o nunca habían escuchado de nuestro país. Nosotros con mi marido nos asociamos a un videoclub y al no entender nuestro apellido, en nuestro carnet anotaron “Maradona” y por mucho tiempo tuve su nombre, fue un honor. En ese momento uno no se daba cuenta el orgullo que representaba y es lo que demuestra lo que significó”.
“En el Mundial de Italia 1990 tuve mi primer hijo en Canadá. Conocíamos a otra pareja de San Rafael, otra de Rosario y un chico de Mendoza, y por supuesto mirábamos los partidos. En la semifinal, en la que ganamos a Italia, festejamos en un lugar, la Pequeña Italia, y allí había muchos argentinos. A pesar de los momentos tensos que tuvimos con los italianos, terminamos bien con ellos, lo que habla de lo que era Maradona para ellos también”.