Marcelo Araya comenzó una huelga de hambre en el penal de Almafuerte

El interno Marcelo Araya (42), condenado a dos prisiones perpetuas por instigación de homicidios y narcotráfico, comenzó una huelga de hambre en el penal de Almafuerte.

Araya se encontraría en conflicto con las autoridades del Servicio Penitenciario, ya que solicitó que le cambien el día y horario de visita de su hija, algo que fue denegado por las autoridades.

Debido a esto, el “Gato”, como lo conocen en el complejo carcelario, comenzó la huelga hasta que le concedan el petitorio.

Según lo explicado por el propio Araya, los días asignados para ver a su hija son los miércoles. Sin embargo, la pequeña no puede asistir ese día porque caso contrario, tendría que faltar a la escuela.

Por esto pidió que la visita sea los fines de semana, pero desde el Servicio Penitenciario no aprobaron el pedido por cuestiones de seguridad.

Fuente: Jornada de Mendoza