Mariana Laviña: “Me pone muy feliz el crecimiento del fútbol femenino en San Rafael”

La mediocampista sanrafaelina brilló en Racing en las últimas temporadas

Luego de cuatro años en Racing Club de Avellaneda, la mediocampista sanrafaelina Mariana Laviña es una de los estandartes que tiene San Rafael en el fútbol femenino a nivel país y con sus 31 años sigue vigente con una vasta exitosa trayectoria en este deporte.

Dio sus primeros pasos en el Atlético San Luis, pasando por Huracán y Monte Comán, brilló en el Amazonas para luego dar un paso gigante e irse a jugar al Club Atlético River Plate siendo muy joven, pasó por Huracán de Parque Patricios y su última camiseta fue Racing.

Si bien todavía no define su futuro, Mariana a la distancia dialogó con Diario San Rafael y habló de su actualidad: “Cuando se dictó la cuarentena estábamos por arrancar el reducido por el campeonato y todo fue de repente. Es una pena esta situación que vive el mundo, no solo afectó al fútbol sino a la vida diaria. Hoy en día estoy sin club, analizando las propuestas que me llegaron”.

Sobre este paso por la “Academia”, añadió: “Al club llegué cuando supe que iba a tener fútbol once. Así que soy de las pocas afortunadas que tuvo ese placer, los primero dos años creo que fueron de los mejores que viví hasta ahora en Buenos Aires con un gran desafío aportar mi granito de arena para ascender a Racing y llevarlo a la A”.

“Después por mi trabajo y estudio no podía ir algunos partidos y empecé a perder continuidad y ya cuando se hizo semiprofesional tuve una charla con el técnico y ese momento casi no tuve rodaje por haber opinado mis molestias de algunas cosas de dirigentes. Quiero aclarar que el fútbol femenino no es profesional, nadie vive solo del fútbol acá en Buenos Aires, con los contratos que te dan no alcanza, algunos clubes te dan contrato, hospedaje y estudio, pero muy pocos”, destacó.

En cuanto a su día a día, recalcó: “Trabajo en un registro de autos y soy acompañante terapéutica, tenía que acomodar los horarios para poder entrenar también. Hoy en día sigo con las mismas actividades, pero entreno en casa”.

Al contar de cómo fue su arribo a Buenos Aires: “Fue una decisión familiar, yo conocía a Gimena Blanco y sabía que estaba en River, pero justo estaba yéndose a Italia, hablé con ella y me recomendó, fui hacer una prueba y quedé en River, estuve un año y medio y de ahí pasé a Huracán donde estuve cuatro años aproximadamente en el cual también hice futsal y era arquera. Y ya después surgió lo de Racing”.

Sobre el crecimiento de la actividad a nivel país, la mediocampista detalló: “Desde que empecé a jugar acá en 2011, creció muchísimo y me pone muy contenta, todavía falta, falta mucho. Faltan estructuras, inferiores y que el torneo de AFA no solo sea con los clubes de Buenos Aires, sino que equipos del interior también tengan la posibilidad de competir en el torneo más importante de Argentina. Va por buen camino, pero todavía queda por hacer”.

Mencionando sus comienzos, explicó: “Me formé en San Rafael, aprendí muchísimo y gracias a los técnicos/técnicas que tuve crecí, viajé y aprendí muchos valores. No me olvido de quienes me enseñaron, me pegaron un tirón de orejas y también me escucharon porque muchos de los clubes en los que pasé fueron familia”.

“Gracias a mi familia también llegué hasta acá, me apoyaron siempre quizás ahora más que antes cuando el fútbol femenino aún casi era fantasma”, describió.

Ante esta formación que tuvo, contó: “Mi primer club fue Atlético San Luis, después Huracán, Monte Comán y posteriormente creamos Amazonas con el cual logramos muchos campeonatos, viajes como cuando fuimos a Chile. De lo mejor de mi adolescencia haber pasado por ellos y tener hoy en día a muchas de mis amigas allá”.

“Me pone muy feliz el crecimiento del fútbol femenino en San Rafael, mi sobrina de 11 años juega en Balloffet y me encanta que esté en crecimiento. Ojalá que sigan así, mi hermana Yamila y cuñado Elio apoyan mucho a mi sobrina, la llevan a los entrenamientos y me pone muy feliz, había pedido vacaciones para ir a verla, pero pasó lo del Covid-19”.

En cuanto a su futuro, destacó: “Tengo unas propuestas que las estoy analizando, pero todavía no hay nada resuelto. Quise dedicarme más al estudio, el mes que viene creo que ya tengo que definir, digamos que me tomé vacaciones de fútbol y hasta que se reanude todo y pueda charlar en persona”.

Finalizando sobre el ambiente de nuestra ciudad, acentuó: “Más que a las chicas les diría a los familiares ya sean padres, tíos, abuelos, que las acompañen en sus actividades, sus sueños, que las apoyen en muy importante para una niña o adolescente sentir el apoyo familiar y a ellas que sigan entrenando que si lo desean lo van a lograr, que los sueños están para hacerlos realidad”.