Martita Fort: «Soy Ricardo en versión mujer»

A seis años de la muerte de Ricardo Fort, su hija Marta dio su primera entrevista en soledad para una revista. Pensando en su fiesta de 15 y el vestido que se pondrá para el gran día, la adolescente habló del recuerdo de su padre y de su vida como la heredera de unos de los personajes más polémicos y recordados de la cultura pop argentina.

«Me pone incómoda hablar de él. Hace seis años que no está, y obvio que lo extraño. Me dicen que soy Ricardo en versión mujer. Quizás porque no me dejo pisar por nadie, como me decía papá. Y porque era la única que lo hacía callar«, contó a revista Gente.

Además, recordó varias anécdotas de su niñez junto al «chocolatero»: «Me acuerdo un día… A mis ocho años, él quería que yo fuera más rubia, y no me gustaba. Volví teñida y llorando de la peluquería. Lo mismo hacía con Felipe. Le paraba los pelos con gel, y mi hermano no quería. Hay una foto donde también está llorando por eso«.

Por otro lado, le preguntaron por su nacimiento, a través de un vientre subrogado: «No es algo sobrenatural, está bien. Leí varias veces que lo comparaban con la prostitución, porque cosifica a la mujer, porque se le paga, pero para mí, nada que ver. Encima dicen que es egoísta, porque podés adoptar. Entonces, egoísta también es tener hijos entre un hombre y una mujer. Para mí es una buena opción cuando hay una pareja homosexual, como en el caso de papá, o si la madre no puede tenerlos. Además, adoptar no es tan fácil«.

No obstante, a la hija de Ricardo no le interesa saber de quién eran los óvulos o quién era la mujer que la llevó en su vientre: «Legalmente no son mi mamá, no me importa«.

A propósito, Martita contó que no escapa a la idea de hacerse un retoque estético en algún futuro: «Bueno, me quiero operar la nariz. ¿Ves que tengo un sobrehueso acá? Igual, después de lo que pasó con papá les tengo respeto a las cirugías. Es sólo eso«.

A la hora de recordar momentos íntimos con su papá, la adolescente explicó que «no había momentos solos… A veces molestaba tanta gente, pero a la vez era más divertido. Se quedaban hasta a dormir. Ahora mi vida es más cotidiana«.

Heredera de un imperio chocalatero, Marta contó cómo es su relación con el dinero. «Honestamente, no me interesa mucho. O sea: me gusta comprarme cosas, pero no presumir de eso con mis amigos«, aseguró.