Más cerca de una vacuna eficaz contra el virus del herpes simple

Mucha gente está infectada con el virus del herpes simple, ya sea del tipo 1 o del tipo 2. Normalmente la persona infectada no experimenta síntomas, pero ocasionalmente puede sufrir brotes recurrentes de úlceras bucales y genitales. Aunque hay medicamentos antivíricos que pueden ayudar a acortar los brotes, el virus tiende a permanecer en el cuerpo y puede reactivarse. Todo ello hace muy necesario disponer de una vacuna eficaz.
A pesar de la gran incidencia de las infecciones por este virus, más de cuatro décadas de investigación no han dado lugar a una vacuna aprobada contra el virus del tipo 1 ni contra el del tipo 2. La dificultad para lograrlo se debe en parte a que los virus de esta clase han desarrollado una forma especialmente sofisticada de evadir las respuestas inmunitarias destinadas a destruirlos.
Una forma genéticamente editada de un virus del herpes simple, “recableada” para evitar que se refugie en el sistema nervioso y eluda la reacción inmunitaria, ha superado a un importante candidato a vacuna en un nuevo estudio a cargo de un equipo integrado, entre otros, por Patricia Sollars y Gary Pickard, de la Universidad de Nebraska-Lincoln en Estados Unidos.
La investigación ha demostrado que la vacunación de cobayas con el virus vivo modificado aumentó significativamente la producción de anticuerpos contra el virus. Cuando se les enfrentó a una cepa virulenta del virus del herpes simple, los animales vacunados sufrieron menos lesiones genitales, menos replicación viral y menos movilidad vírica (la facilidad con que se propaga la infección a otros individuos por dispersión de partículas víricas).
El virus modificado es en realidad una forma del virus del herpes simple de tipo 1, más conocido por causar herpes labial. El hecho de que haya demostrado una protección cruzada contra el virus del herpes simple de tipo 2, el tipo transmitido por vía sexual que suele ser responsable del herpes genital, sugiere que una versión de la vacuna específica contra el virus del herpes simple de tipo 2 podría resultar aún más eficaz.
La Organización Mundial de la Salud estima que más de 500 millones de personas tienen el virus del herpes simple de tipo 2, que persiste durante toda la vida y a menudo se agrava como consecuencia del estrés. Además de causar ampollas, el virus del herpes simple de tipo 2 aumenta el riesgo de infección por el VIH (el virus culpable del SIDA) y puede contribuir a la enfermedad de Alzheimer o a otras formas de demencia.

Compartir

¿Qué opina de la vuelta a clases presenciales este año lectivo?

Artículo anteriorEtcétera
Artículo siguienteReuniones sociales