Matriz productiva de Mendoza: “Tenemos menos producción per cápita que hace diez años”

El Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) llevó a cabo un informe sobre la matriz productiva de Mendoza. Sobre ello, brindó algunos detalles a través de FM Vos (94.5) el economista Gustavo Reyes, integrante de aquella institución.
Señaló que, como otros puntos del país, Mendoza está “bastante mal”, pues cuando se sacan cuentas y la economía provincial no solo no creció en la última década, sino que se contrajo. “Hoy tenemos menos producción per cápita que hace diez años, o sea, que es una situación muy mala. En este contexto, obviamente no se ha creado nada de empleo en estos diez años y tampoco se han creado empresas”, dijo, y agregó que eso lleva a mucha gente a cuestionarse el tema de la matriz productiva (si lo que estamos produciendo sirve o no), si no es suficiente, y la respuesta es que no, que lo que se está produciendo es muy útil, tiene un enorme potencial, pero “eso no implica que no tenga problemas”.
“Cuando se ve el potencial, no hay que fijarse en la situación tal como está hoy, sino en lo que se puede llegar a hacer”, señaló, y puso como ejemplo al sector turístico, que más allá del daño que le produjo la pandemia, no perdió el enorme potencial que tiene. “Lo mismo pasa con buena parte de la vitivinicultura, porque la parte de los vinos finos en el mundo tiene un futuro muy bueno, sus precios en los últimos diez años han crecido muy fuerte y, por lo tanto, el potencial del sector es muy importante”, destacó. Respecto del agro, criticó el hecho de que Chile, produciendo iguales cultivos a los nuestros, le vende al mundo 4.500 millones de dólares, mientras que nosotros solamente 200.
Existe una fuerte presión tributaria nacional y provincial que deberían aflojar, a fin de evitar el retraso existente. El economista considera que los impuestos más distorsivos –tanto de Mendoza como de otras provincias– son Ingresos Brutos y Sellos. Al mismo tiempo, “el peso de esos impuestos en la economía de Mendoza es sustancialmente más alto que en el resto”, lo cual se generó entre 2012 y 2014 debido a una explosión en el gasto público. “Esto no se trata de hacer ajustes, de echar gente, sino que el gasto empiece un poco a contenerse y que cuando crezca la economía, el gasto crezca menos, entonces de esa forma se empieza a tener más espacio fiscal para reducir los impuestos. De otra forma, es como que la economía está ‘aplastada’”, puntualizó. Es que si bien el gasto público no ha subido demasiado, tampoco ha bajado. “Falta muchísimo por mejorar”, cerró.