Médico sanrafaelino compartió alcances de investigación sobre el origen de los tumores cerebrales

Las comunidades tienen, en general, representantes que despiertan orgullo, y en sociedades pequeñas o medianas –como la sanrafaelina– el fenómeno resulta tan profundo como particular.
Visitó los estudios de FM Vos (91.5) el doctor Javier Orozco, un médico sanrafaelino de 41 años que vive en Los Ángeles desde principios de 2013 y que trabajó en un importante logro científico relacionado con la identificación del origen de los tumores cerebrales, lo que constituye un gran paso para su diagnóstico y tratamiento.
Muchas veces es difícil detectar el origen de los tumores cerebrales: si se originaron en el cerebro o si son parte de una metástasis, es decir, que llegaron allí desde otra parte del cuerpo. En eso se enfocó la investigación, que comenzó analizando una muestra de ADN del tumor. En la segunda etapa, investigaron de dónde podía surgir la metástasis, ya que hay tres casos en los que los tumores pueden viajar al cerebro: cáncer de mama, cáncer de pulmón y cáncer de piel. Teniendo en cuenta que existen varios tipos de cáncer de mama, la tercera etapa de la investigación científica tuvo que ver con determinar a qué tipo de cáncer de mama correspondía.
“En base a eso, uno puede determinar el pronóstico y el mejor tratamiento para el paciente”, explicó el doctor Orozco, y aclaró que algo que le da aún más importancia a todo esto es que la metástasis cerebral posee muy mal pronóstico. “La mayoría de los pacientes oncológicos fallecen por metástasis de hígado o de cerebro, entonces esta en particular es muy letal y a veces con un tratamiento no solamente se puede prolongar la vida del paciente, sino lo que más nos interesa, mejorar la calidad de vida”, dijo.
Expresó además que en el caso del cáncer de mama, la expectativa de vida de los pacientes –detectado a tiempo y con un tratamiento acorde– ha aumentado muchísimo, lo que ha hecho que –afortunadamente– las pacientes mueran de otra cosa. Un 5% de quienes enferman de ese cáncer, encuentran el origen en un factor genético (hereditario); entre un 10% y un 15% encuentran el origen en la familia (aunque no genético, es decir, que hay personas en la familia que han sufrido la enfermedad, pero que no son ascendientes directos); y el resto –es decir, la gran mayoría– se consideran “esporádicos” (no existe relación con la herencia) y es donde más factores de riesgo existen, entre ellos la obesidad y el alcoholismo, entre otros.
Desde su perspectiva, es un mito aquello de que la industria farmacéutica frena el avance hacia la cura de estas enfermedades o que oculta una cura ya existente, ya que si bien son empresas que poseen fines comerciales, buscan el descubrimiento de nuevos tratamientos para justamente poder comercializarlos. “La industria farmacéutica apoya mucho a la ciencia para que esta pueda avanzar”, aseguró.