Mendotran y SUBE, dos pruebas a superar

Lo que fue presentado como una verdadera revolución para el transporte público de la provincia, dio su primer paso en falso. El “Mendotran”, tal como se denomina el sistema multimodal que implementó la administración provincial, se puso en vigencia el pasado 2 de enero y, de acuerdo a las quejas que generó en los usuarios, es por ahora un dolor de cabeza más que una medida a destacar dentro del mandato del gobernador Alfredo Cornejo. De hecho, fue el propio Cornejo quien decidió que durante una semana los viajeros no pagaran boleto hasta que se acostumbraran a la nueva modalidad y el sistema se aceitara.
Algunas cosas deben quedar claras para ser absolutamente justos: si bien el sistema se implementó a comienzo de este año, su gestación data de 2007 e incluyó las últimas tres gestiones provinciales. También es necesario decir que no es fácil romper la inercia cultural de muchos usuarios que tienen incorporados horarios, recorridos y frecuencias que ahora han cambiado. Finalmente, los diez días que han pasado desde la instauración del célebre “Mendotran” no parecen ser suficientes como para hacer una evaluación lógica y completa de un sistema que está diseñado –dicen sus mentores- para regular el transporte público durante 10 años.
No obstante, también hay que decir –y de hecho, algunos funcionarios provinciales así lo admitieron- que faltó información (o fue errónea) al público en los días previos al cambio de sistema, algo que sumado al aumento en el precio del boleto, hizo que los pasajeros se mostraran disconformes con la novedad.
El “Mendotran” aún se encuentra en sus primeras etapas de implementación. En el Sur provincial, en tanto, también esperamos ver cómo resultará la implementación de la tarjeta SUBE, algo que originalmente iba a ocurrir en diciembre de 2018, luego se pasó para enero y ahora parece que será febrero o marzo el punto de partida del nuevo sistema de pago para los usuarios locales de colectivos. Ojalá la experiencia con el “Mendotran” sirva a los funcionarios para optimizar la llegada de la “SUBE” y no tengamos aquí otro paso en falso.