Mendoza, a un paso de la “pirotecnia cero”

Mendoza está cada vez más cerca de ser una provincia con «pirotecnia cero». A pesar de que aún no se trató en la Legislatura la ley de prohibición de comercialización de fuegos artificiales a nivel provincial, la mayoría de los departamentos ya han elaborado ordenanzas municipales que legislan la actividad.

De hecho, hoy solo tres comunas de la provincia no han prohibido la venta de esos elementos: San Martín, Junín y La Paz. Sin embargo, el propio intendente electo de La Paz, el justicialista Fernando Urieta, confirmó que el primer decreto que firmará será la legislación para terminar con los fuegos de artificio, y se cree que los intendentes electos de San Martín y Junín irán por el mismo camino, aunque esas regulaciones llegarían el año que viene.

En San Rafael, desde el 10 de enero de 2018, los elementos pirotécnicos están prohibidos tanto para quienes comerciaban con ellos como para quienes los usaban. La ordenanza del Concejo Deliberante que así lo establece tuvo como base decisoria los perjuicios que la pirotecnia genera en sectores sensibles de la población (enfermos, personas mayores), así como en la contaminación sonora que produce, afectando fuertemente a los animales, por caso.

Lógicamente, a su tiempo hubo voces contrarias a la prohibición por parte de quienes habitualmente vendían los mencionados productos, así como de quienes disfrutaban con su utilización. No obstante, una parte mayoritaria de los sanrafaelinos aceptó y apoyó la norma, que prevé multas, clausuras y decomiso para quienes vendan pirotecnia, y multas e incluso días de arresto para quienes la usen.

Durante las fiestas de Fin de Año de 2018, si bien la cantidad de detonaciones fue sustancialmente inferior a la de años anteriores, algunas pudieron escucharse. La ausencia de personas –fundamentalmente niños– quemadas con este tipo de elementos y la tranquilidad con que personas enfermas y animales transcurrieron esas noches de celebración mostraron lo positivo de la decisión regulatoria, que promete extenderse a todo el territorio mendocino.