Mendoza: Cayó un subcomisario por contrabando e investigan si es parte de una banda

Un subcomisario de la Policía de Mendoza fue detenido el viernes por la noche acusado de contrabando de mercadería valuado en más de tres millones de pesos en Uspallata, Las Heras.

Se trata del titular de la Comisaría 63ª de Costa de Araujo, Lavalle, Marcos Osvaldo Rojas. Una investigación que lleva varios meses lo coloca como parte de una banda que ingresaba ilegalmente productos obtenidos en Chile, de la que también formaría parte uno de sus hijos, quien también fue detenido, informaron fuentes consultadas por el diario El Sol.

Además, los pesquisas también investigan si el grupo sospechado traficaba estupefacientes al vecino país. En total, fueron siete los capturados en alta montaña y analizan una serie de pruebas obtenidas en las últimas horas porque, de acuerdo con las fuentes, habría al menos dos miembros de la fuerza más que integrarían la organización.

El jefe policial quedó alojado en los calabozos de la Comisaría 11ª de Luján de Cuyo a disposición de la Justicia federal, que interviene en la causa. En tanto, la Inspección General de Seguridad (IGS) inició el proceso correspondiente y podría pasarlo a pasiva en las próximas horas.

La pesquisa se inició en la Dirección de Inteligencia Criminal (DIC) y apuntaba contra un grupo de sujetos que estaba sospechado de ingresar mercancías sin declarar desde el vecino país, las cuales terminarían en el mercado clandestino. En el último tiempo, se dispuso realizar tareas de seguimiento y observación con el fin de tener estudiados sus movimientos para atraparlos.

La noche del viernes, los presuntos responsables de la banda regresaban de uno de sus viajes a Chile. Los sabuesos venían siguiéndolos desde el país transandino y esperaron que superaran el paso fronterizo Los Libertadores para llevar a cabo la detención del lado argentino, sostiene la reconstrucción.

Cuando los efectivos les frenaron la marcha, procedieron a revisar las dos camionetas en las que se movilizaban y descubrieron lo que buscaban: un cargamento de gafas sin declarar. De acuerdo con la investigación, los lentes tenían como destino varios persas del Gran Mendoza.

Tras hallar lo que los detectives esperaban, aprehendieron a los ocupantes de los vehículos. Entre ellos estaba un hijo del subcomisario Marcos Rojas quien, al enterarse de la detención, se dirigió inmediatamente hasta el lugar para intentar mediar en la situación, de acuerdo con la información policial.

Pero, cuando el titular de la dependencia lavallina llegó, quedó detenido debido a que la investigación arrojaba que también estaba involucrado en las maniobras de contrabando.

El jefe policial y los otros seis sospechosos estuvieron aprehendidos algunos momentos en la Comisaría 23ª de Uspallata y, luego, quedaron alojados en distintas dependencias del Gran Mendoza. Incluso, Rojas estuvo algunas horas en la celda de la Comisaría 11ª vistiendo su uniforme policial, detallaron las fuentes.

Las sospechas que cayeron sobre el subcomisario provocaron un fuerte impacto entre los colegas que lo conocían y en el resto de la fuerza, aunque no es la primera vez que Rojas está sospechado de accionares irregulares porque el pasado año estuvo en la mira cuando denunció que le robaron el arma reglamentaria en Lavalle y luego apareció tras un allanamiento en una casa ubicada frente a la Subcomisaría Campos de Pedro Molina, donde prestaba servicios en ese momento, según la información a la que accedió El Sol.

En esa ocasión, las medidas estaban relacionadas con una pesquisa contra conocidos malvivientes vinculados al narcotráfico en esa zona de Guaymallén.

Ahora, los detectives del caso intentan determinar si los detenidos también estaban implicados en el tráfico de drogas a Chile y si hay más policías involucrados en las actividades ilegales.

Por su parte, la IGS también intervino en el caso e inició la investigación administrativa correspondiente contra el subcomisario, quien podría pasar a pasiva, es decir, que quedaría separado momentáneamente de la Policía.

Rojas tiene un extensa trayectoria en la fuerza. Antes de llegar al rango de subcomisario ingresó como suboficial y pasó a ser oficial en el 2002. El agente prestó servicios en la Policía Vial, las Unidades Investigativas de Las Heras y Guaymallén y también en la División Búsqueda de Personas, dependiente de la Dirección de Investigaciones.