Mendoza: Domiciliaria para el paciente esquizofrénico acusado de abuso

La Justicia le otorgó la mañana de este martes la prisión domiciliaria a Alejandro Ibañez Yelachich (41), el paciente esquizofrénico acusado de abusar sexualmente de una vecina de la Quinta Sección de Ciudad a principios de junio.

El mes pasado, el juez Sebastián Sarmiento le dictó la prisión preventiva, tal como lo había solicitado el fiscal de Delitos Contra la Integridad Sexual Gustavo Stroppiana, y quedó alojado en el pabellón judicial del Hospital El Sauce, debido a su padecimiento psiquiátrico.

Ahora, el magistrado hizo lugar al pedido de la defensa para que cumpla la detención en su hogar, al considerar que no existe riesgo procesal ni de fuga, sostuvieron fuentes judiciales.

Por su parte, los representantes legales de Ibañez Yelachich insisten en realizarle nuevos peritajes con especialistas de la salud mental para determinar si su accionar en el hecho investigado fue producto del trastorno que padece.

Los exámenes realizados por el Cuerpo Médico Forense arrojaron lo contrario, pese a que hace nueve años fue declarado inimputable cuando era investigado por atacar a un amigo y dejarlo al borde de la muerte.

El abuso denunciado tuvo lugar a las 19 del viernes 7 de junio. Ese día, de acuerdo con la investigación, el hombre irrumpió en una vivienda de calle Paso de los Andes, entre Arístides Villanueva y Sargento Cabral.

En el interior se encontraba una mujer, a quien amenazó con un cuchillo y la obligó a practicarle sexo oral y a masturbarlo.

Tras el ataque sexual, la mujer acudió a la línea de emergencias 911 para denunciar el hecho. Al cabo de algunos momentos, efectivos llegaron al lugar y lograron aprehender al sospechoso.

A partir de la detención se constató que se trataba de Ibañez Yelachich, quien contaba con un antecedente por agredir a un amigo en noviembre del 2010, al que le había pedido asilo porque se había peleado con su familia y no tenía dónde dormir. En un momento, cuando estaban solos, le clavó una lapicera en el cuello, herida que dejó a la víctima en coma por algunos días.

En esa ocasión, los peritajes determinaron que el acusado era inimputable, ya que padece esquizofrenia paranoide y había sufrido un ataque en el momento del hecho.

Fuente: El Sol