Menos movimiento en la Ciudad y restricciones de ingreso a comercios

El quinto día de cuarentena obligatoria en San Rafael mostró a una ciudad con escaso movimiento, quizás la jornada con menos presencia de personas en la vía pública. Solo se observó a quienes tenían que comprar provisiones, adquirir medicamentos u otro producto en farmacias, o cargar combustible.
El endurecimiento de los controles por parte de la Policía de Mendoza y la Policía Federal, además de la fuerte campaña en medios de comunicación y redes sociales bajo el hashtag #QuedateEnCasa, generaron una clara concientización en quienes incumplían el aislamiento decretado por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, para amortiguar el avance el coronavirus en nuestro país.
Además, también se advierten importantes acciones por parte de comerciantes de comestibles y otros rubros, que están exceptuados de cumplir la cuarentena por vender elementos de primera necesidad. Para su cuidado y el de los clientes, muchos han cercado sus ingresos y permiten el acceso de solo dos personas y que estas mantengan la correspondiente distancia dentro del local. Así se observa en la foto que acompaña este artículo, la que corresponde a un minimercado en inmediaciones de la Rotonda del Mapa.
En otros casos, una farmacia de la avenida Hipólito Yrigoyen atiende a sus pacientes desde la vereda, teniendo en cuenta las recomendaciones sanitarias para evitar la aglomeración de personas en el interior del local.
De ese modo, ha sido gradual el cumplimiento de la cuarentena obligatoria en San Rafael, si tenemos en cuenta lo que sucedió el viernes por la mañana, cuando ya decretado el aislamiento, el centro sanrafaelino tenía el movimiento de un día normal.
Ha sido importante también la disposición que limitó el horario de supermercados, mayoristas y comercios minoristas, los que de lunes a viernes pueden abrir de 10 a 18 horas y sábados y domingos de 8 a 14. Solo las farmacias y estaciones de servicios quedaron exentas de esa banda horaria.
La profundización de los controles policiales ante la presencia de personas en la vía pública fue fundamental. Tuvo que ser necesaria la imputación de cientos de personas en el Sur, aquellas que no pudieron justificar su presencia en la vía pública al momento de ser entrevistadas por los policías, para que baje significativamente el movimiento en las calles, algo clave en la lucha contra el coronavirus.