Merkel sufrió un tercer episodio de temblores y se profundiza la preocupación por su salud

La canciller alemana, Angela Merkel, volvió a sufrir temblores  mientras participaba de la recepción del jefe de Gobierno de Finlandia, Antti Rinne, en Berlín, con lo que profundizó la preocupación sobre su estado de salud tras sufrir dos episodios similares en actos públicos en menos de un mes.

Testigos señalaron que la mandataria tembló durante un tiempo prolongado durante la interpretación de los himnos nacionales, aunque el episodio no fue tan pronunciado como en los casos anteriores.

Esta es la tercera vez que Merkel tiene temblores en las últimas tres semanas.

A mediados de junio, la canciller tembló al recibir con honores militares al nuevo presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, nueve días después de sufrir otro episodio de temblores durante el nombramiento de la nueva ministra de Justicia, Christine Lambrecht.

En medio de la preocupación oficial, Merkel buscó bajarle el tono al hecho: aseguró que se encuentra «muy bien» y achacó este nuevo temblor a que todavía está procesando el que le sobrevino el 18 de junio al recibir al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

«Me encuentro muy bien. Ya dije recientemente que todavía me encuentro en una fase de procesamiento (del incidente) de los honores militares con el presidente Zelenski. Aparentemente no está finalizado del todo, pero hay progresos y tendré que vivir con ello un tiempo», declaró.

La canciller aseguró, en una conferencia de prensa conjunta con Rinne, que «no hay de qué preocuparse» y reiteró que se encuentra «muy bien».

El estado de salud de Merkel abrió especulaciones no sólo en Alemania desde el primer episodio de espasmos, que la canciller atribuyó entonces a una deshidratación.

Tras un segundo episodio de temblores una semana más tarde durante un acto público en el palacio de Bellevue, la sede de la Presidencia alemana, Merkel aseguró el pasado 29 en una rueda de prensa durante la cumbre del G20 en Osaka (Japón), que se encuentra bien.

A una pregunta al respecto de un periodista la canciller dijo entender el interés aunque agregó que no tenía «nada particular de qué informar».

«Me encuentro bien. Estoy convencida de que de la misma manera que esta reacción hizo su aparición, también volverá a desaparecer», zanjó, al referirse a un posible factor psicológico.

En las imágenes difundidas hoy por las cadenas alemanas se puede ver como la canciller, que el miércoles 17 cumplirá 65 años, tiembla de modo similar a lo que ocurrió con Zelenski.