México despidió a Gabriel García Márquez en un multitudinario homenaje

|
|
|

Gabriel García Márquez fue despedido este lunes por familiares, amigos y autoridades, pero también por miles de personas que participaron en un entrañable homenaje ante una sencilla urna de madera que contenía sus cenizas, cubierta de rosas amarillas, en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana. El premio nobel murió el jueves pasado a la edad de 87 años, en Ciudad de México, donde residía.

Este lunes, los presidentes de México y de Colombia, Enrique Peña Nieto y Juan Manuel Santos, respectivamente, encabezaron el acto para rendir tributo a un hombre que, como dijo Santos, «incorporó en sus obras la esencia misma del ser latinoamericano».

Gabo, como le llamaban cariñosamente, fue despedido en un acto solemne y entrañable con muchas flores amarillas, sus favoritas, y con las mariposas de papel del mismo color que poblaron su obra cumbre, Cien años de soledad, lanzadas dentro y fuera del Palacio de Bellas Artes.

La música clásica de la solemnidad del momento se mezcló con compases del vallenato de un conjunto de música colombiana que se hizo presente en el palacio para dejar constancia de la pasión que el escritor tenía por ese género del caribe colombiano y por el baile.

Fueron más de cuatro horas las que el público en general tuvo ocasión de desfilar dentro del palacio para despedirse del autor y después de los actos oficiales encabezados por Santos y Peña Nieto, el desfile continuó, porque aún había gente esperando.

Los visitantes llevaron para despedirse numerosas flores que dejaron a los pies de la escalinata, libros del autor y algunos otros presentes que entregaron a miembros de la familia del escritor.

La viuda, Mercedes Barcha, y sus dos hijos, Rodrigo y Gonzalo, fueron testigos del paso de miles de personas ante la urna con las cenizas del autor. Ellos integraron la primera guardia de honor que se situó para rendirle tributo.

García Márquez, que siempre conservó su nacionalidad colombiana, vivió en México desde 1961. La máxima autoridad cultural de México, Rafael Tovar, en un discurso que pronunció en el acto, dijo al respecto que las «tres patrias» del escritor eran «Colombia, México y el idioma español».

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorCristina Fernández defendió su gestión y lanzó críticas a los medios y a los empresarios
Artículo siguienteTemperaturas ideales para el corte de alfalfa y forraje