Miedo

Padre José Ceschi

Dígame una cosa: ¿siente miedo alguna vez? Lo felicito, es una persona normal. Si usted no lo sintiera nunca, sería un inconsciente.
Valor y miedo no se contraponen siempre. Valiente no es el que no siente miedo, sino el que, sintiéndolo, sabe superarlo. Alguien llegó a decir: «Un miedo razonado es la valentía en su más alta expresión».
Hay miedos razonables y miedos irracionales. Lo primero que debemos clarificar cuando sentimos miedo es si éste es razonable o no. Si lo es hay que tomar las precauciones necesarias. Si no lo es, mejor olvidarlo.
A propósito del tema, René J. Trossero ha publicado no hace mucho un libro pequeño, con notables reflexiones. Se titula «Pensar y vivir en libertad». Hablando del miedo dice:
«No está mal que sientas miedo, porque eres una criatura expuesta a riesgos y amenazas.
Tus miedos son una señal de alarma que pueden ayudarte a evitar el peligro.
Los hombres nos gloriamos de haber superado nuestros miedos a Dios y a la naturaleza. ¡Lástima que ahora nos temamos a nosotros mismos!
El temerario suprime el miedo y se arroja inútilmente al peligro. El cobarde le teme a todo, se paraliza y no se atreve a correr ningún riesgo. El hombre sano se vale de sus miedos para obrar prudentemente.
No te tortures aumentado tus miedos con tu fantasía.
Nos sentimos muy lejos del hombre primitivo, que le tenía miedo al rayo y a sus dioses; pero vivimos amenazados hablando de «terrorismo» y «guerras nucleares».
Los que despiertan el miedo para educar y gobernar, no educan ni gobiernan; someten.
Nuestro miedo ha llegado a tal extremo, que muchas veces renunciamos a ser como quisiéramos, para que nos permitan durar».
Y si usted suele tener mucho miedo al futuro, recuerde lo que alguien sabiamente escribió: «Hoy es el mañana que ayer tanto te preocupó»…
¡Hasta el domingo!

Compartir

¿Cree que le afecta a los niños el encierro por la cuarentena?

Artículo anteriorPreinscriben a comercios locales para recibir la tarjeta AlimentAr
Artículo siguiente8M: motivos para celebrar y para angustiarse