Mientras se discute la nueva ley, siguen registrándose casos de siniestros por alcohol al volante

Rechazado el proyecto de la tolerancia cero de alcohol para conductores de vehículos, en la Legislatura de Mendoza avanza el endurecimiento de la normativa que sanciona a quienes manejan alcoholizados. Mientras eso sucede, en San Rafael siguen sucediendo siniestros viales en los que el alcohol resulta el principal factor incidente.
Sin ir más lejos, durante la madrugada del domingo se registraron dos incidentes cuyos ocupantes “volvieron a nacer”. El más grave, sin dudas, ocurrió en el puente sur de la avenida Balloffet, sobre uno de los brazos del río Diamante. Lucas Ojeda (27) circulaba alcoholizado, perdió el dominio del Fiat Duna que conducía, volcó e impactó contra la barrera metálica del puente. El rodado quedó irreconocible y sus ocupantes quedaron atrapados en el interior del vehículo. El dosaje que se le practicó a Ojeda en el hospital Schestakow indicó que tenía 1,60 gramos de alcohol en sangre.

Media sanción
Mientras en San Rafael sigue siendo preocupante la ocurrencia de incidentes viales ligados al consumo de alcohol, como así también el registro de multas por alcoholemia positiva, la Cámara de Diputados de la Provincia le dio media sanción a la ley que endurece las sanciones contra quienes conducen bajo efectos del alcohol.
La iniciativa prevé para quien conduzca con 0,5 gramos de alcohol en sangre y hasta 0,99 la inhabilitación para conducir vehículos desde 30 a 180 días; multa de 3 mil a 6 mil Unidades Fijas (de $36 mil a $72 mil) o incluso la retención del vehículo y de la licencia de conducir.
A partir de 1 gramo o más de alcohol en sangre, establece multa de 4 mil a 9 mil Unidades Fijas (de $48 mil a $108 mil); inhabilitación para conducir vehículos desde 90 a 365 días y arresto de hasta 30 días. Además, los conductores incurrirán en una contravención y tendrán la sanción dispuesta en el artículo 67 bis de dicha normativa, lo que prevé multa desde 4000 UF hasta 9000 UF o arresto de hasta 30 días e inhabilitación como accesoria en todos los casos para conducir vehículos desde 90 días hasta 365 días. “En este caso, no se aplicará la conversión de la sanción de multa o arresto en trabajo comunitario. Siempre corresponderá la retención del vehículo y no se reintegrará a su propietario o legítimo usuario hasta que no haya cumplido con la sanción de multa o arresto correspondiente”, explicaron fuentes provinciales.
También se modifica el artículo 95 del Código de Contravenciones, que hace referencia al estado de ebriedad. Establecerá al respecto que “el que en lugar público o abierto al público se hallare en estado de manifiesta embriaguez, será sancionado con multa desde 200 UF hasta 400 UF o arresto de 2 días hasta 4 días y obligación de asistir a cursos de tratamiento de adicción. La sanción será aumentada al doble si el infractor ocasionare molestias a los transeúntes”.
En las próximas ediciones nos ocuparemos de otros puntos del proyecto de ley, entre ellos la retención de la licencia de conducir y de los vehículos de conductores alcoholizados.