Misiones: una pareja mató a su bebé de cuatro meses

Una pareja, integrada por un hombre de 32 años y una mujer de 23, fue detenida en la localidad misiones de Oberá por asesinar y enterrar a su pequeño hijo, de cuatro meses. La investigación se inició a través de la advertencia de los vecinos en las redes sociales.

La madre está detenida. No se sabe si lo dio o lo vendió», decía en Facebook una de las primeras publicaciones de los usuarios. A raíz de esto, la Justicia intervino de oficio y empezó la búsqueda para dar tanto con él como con sus padres. Lo primero que averiguaron fue que la madre, identificada como Micaela Karina D.S., estaba demorada en General Alvear por un robo. Así, la indagaron y la mamá se quebró, al punto que reconoció que el niño estaba muerto y precisó el lugar exacto donde fue sepultado.
La mujer acompañó a la Policía hasta el lugar, situado en jurisdicción de San Martín, límite con Alvear, donde se encontraron los restos de la criatura. En el lugar, la joven acusó del homicidio a su novio, llamado Oscar Héctor D. S., quien horas más tarde fue aprehendido.
El cadáver fue trasladado a la morgue judicial de Posadas para la autopsia de rigor, aunque fuentes del caso especularon que el filicidio se habría perpetrado entre el jueves y viernes de la semana pasada. A su vez, los dos padres quedaron detenidos.

En las últimas horas, el diario local El Territorio entrevistó a Agostina N., quien el pasado viernes alertó a la comisaría de Alvear sobre la presencia de Micaela Karina D. S. en su chacra. La testigo contó que la muchacha le pidió ayuda porque su concubino la maltrataba a ella y a su bebé, aunque el pequeño ya no estaba con ellos. «Llegaron a mi casa y me preguntaron cómo tenían que hacer para ir a Santa Ana. Andaban a pie y me pidieron agua. Todavía les dije que si estaban perdidos, le podía decir a la Policía que los ayude pero él me dijo que no. Cuando le di agua a la chica, vi que tenía una herida en la mano derecha. Ella se acercó y me pidió que llame a la Policía, y él salió corriendo», detalló.

Luego, la joven le dijo que «tenía un bebé que le entregó a una mujer que perdió el suyo». «Se largó a llorar y me dijo que esa herida que tenía en la mano no era para ella, que era un machetazo del marido para su bebé. Ahí, sentí un escalofrío», agregó. «Para mí, ella es una víctima del tipo. No puedo creer lo que pasó con ese inocente», concluyó.

 

Fuente: La mañana de Neuquén