Dos mochileros desaparecidos en Mendoza estarían en Chile

La última conexión que tuvieron los familiares de Ángeles Ailén Ruggirello, de 19 años, y su novio Diego Nicolás Ford, de 25, fue hace una semana. Sus celulares están apagados desde el sábado y desde entonces no saben de su paradero. Un camionero aseguró haberlos llevado a Chile.

«Ayer a la noche un señor, que dice llamarse Hugo y es camionero me da datos súper precisos sobre los chicos y me contó haberlos dejado en Chile. Incluso me dijo que él regaló un chip con el número de allá«, contó Mariana Ruggirello, la mamá de Ángeles al sitio minutouno.com.

«Los datos que nos da el hombre son muy precisos. Lo que este señor me dice es lógico», aseguró Ruggirello.

La pista de que se encuentren en el país vecino tomó más fuerza este jueves, cuando un señor se comunicó con la familia y les informó haberlos visto cruzar a Chile. » Un señor nos asegura y nos da datos, incluso con información de la Aduana, donde figura que ellos si cruzaron la frontera«, aseguró Ruggirello.

Pero aun así, los familiares de Ángeles y Diego no logran comunicarse con ellos. «Por ahora no tenemos contacto directo con ninguno de los dos», expresó la mamá de Ángeles.

Los jóvenes son oriundos de Buenos Aires y recorren el país desde hace un mes. La falta de contacto con ellos encendió el alerta entre sus familiares. Por lo que se pudo reconstruir, el viernes 17 de mayo los jóvenes estuvieron en Potrerillos y fueron llevados por una mujer en auto hasta el centro de Luján de Cuyo.

La mujer aseguró que Diego fue quien le contó por WhatsApp a su mamá la madrugada del viernes que esta persona los había subido a su auto y les ofreció después pasar la noche en su casa. No hubo más llamados ni mensajes y con cada hora que pasa solo crece el misterio. «Desde ese momento los celulares nos dan apagados», dijo Ruggirello.

Ante la falta de información, sus familiares realizaron un pedido por redes sociales para quienes puedan aportar datos que permitan dar con la pareja. Asimismo se comunicaron con la Policía local desde donde les aseguraron no tener noticias de ellos.