Narcogomería: detuvieron a otro empresario acusado de “financiar” el proceso

Un reconocido empresario de nuestra ciudad fue detenido en las últimas horas en el marco de la investigación por distribución y comercialización de estupefacientes. Se trata de la causa denominada “Narcogomería”, ya que entre sus implicados se encuentra el dueño de una casa de neumáticos que funcionaba en avenida Yrigoyen a metros de Moreno.
Cuando el 17 de agosto se realizaron los primeros allanamientos por parte de la Delegación San Rafael de la Policía Federal, fuentes judiciales habían anticipado que – además de los detenidos (en ese momento 3 personas) – había más implicados en la investigación que se extendió durante más de un año. Entre esas personas se encontraba este empresario cuya situación se complicó en virtud de las pruebas que reunió el magistrado interviniente.
El empresario en cuestión está sindicado como “quien ponía el dinero” dentro de las operaciones que realizaba la banda narco. “Hay varios cheques librados por esta persona que lo conectan con quienes tenían a cargo la distribución en San Rafael”, aseveró una fuente consultada por este diario.
La detención del empresario, cuyo nombre está en reserva por pedido expreso de las autoridades judiciales a efectos de no entorpecer la causa, cayó como un “balde de agua fría” entre sus afectos. “Está siendo patrocinado por un abogado particular que solicitará la libertad en los próximos días”, señalaron desde el entorno.
Cabe recordar que la investigación de la “Narcogomería” empezó en 2018 cuando se detectaron extraños movimientos entre San Rafael, General Alvear, Las Heras y Entre Ríos, ligados a la distribución, tenencia y comercialización de estupefacientes.
De acuerdo con la investigación federal, la droga procedía de Entre Ríos y era el chofer de una empresa de transporte de materiales para la construcción quien oficiaba de “transportador” de la sustancia. Lo esperaban en Las Heras y desde ese lugar “bajaba” al sur. En San Rafael la base de operaciones era la gomería de la avenida Hipólito Yrigoyen y luego se entregaba en “kioscos” dedicados al narcomenudeo.
El proceso anterior era costoso y quien se encargaba de solventarlo económicamente habría sido el empresario recientemente detenido. Así surgió en la minuciosa investigación que comandó la Policía Federal bajo directivas del juez Eduardo Puigdéngolas, quien ya imputó a los primeros tres detenidos y se prevé tome la misma decisión con el cuarto.
Esta historia no termina acá porque, según confiaron nuestras fuentes, “era una red bastante compleja, con varios integrantes”. Añadieron que “el rompecabezas no fue fácil de armar pero que ahora tenemos más claro quién es quién dentro del grupo narco, podemos actuar en base a pruebas sólidas”.
Durante los primeros allanamientos efectuados en agosto, se secuestraron varios envoltorios con cocaína, marihuana, armas de fuego, teléfonos celulares, dinero en efectivo, entre otros elementos valiosos para la causa.