Neuquén: Perdió a parte de su familia y se lo contó a Papá Noel en una carta

Como todos los años, en el merendero Luz de Esperanza del barrio Confluencia armaron el arbolito de Navidad. Las cartas de los niños y niñas para Papá Noel no tardaron en llegar, pero esta vez hubo una que hizo estremecer el corazón de todas las mujeres solidarias que preparan la comida para sus vecinos.

“Este año fue un año muy feo y triste, me pasaron cosas que no pensaba que me iban a pasar. Se fue mi abuelo y mi abuela. Los extraño mucho a los dos”, le escribió Mariana a Papá Noel.

La joven tiene 16 años y hace muchos años que, junto a su familia, concurre al comedor y merendero para recibir un plato de comida.

Silvia Barrientos, encargada del merendero Luz de Esperanza contó a LM Neuquén que el papá de Mariana trabajaba. Sin embargo, como son una familia numerosa y estaban haciendo su casa, siempre se apoyaron en el merendero para poder alimentarse.

A partir de la muerte de su papá, tanto la adolescente como sus 6 hermanitos quedaron al cuidado de su madre. Desde el merendero dicen que necesitan una ayuda ante tanto padecimiento sufrido durante este año marcado por el coronavirus.

“Después mi papá cayó internado y no aguantó y se tuvo que ir con mis abuelos al cielo. A mi papá lo extraño un montón, él me hace tanta falta. Pero bueno se tuvo que ir, ahora está con Dios y me mira y me ayuda desde el cielo. No es fácil estar sin mi papá, tantas cosas que hacíamos juntos”, sigue Mariana en su carta, que quedó al pie del arbolito navideño del comedor Luz de Esperanza.

Para Silvia, sería importante que la joven tenga una atención psicológica. Por eso, espera que algún profesional pueda leer su carta y acercarse a brindarle ayuda.

Coronavirus

Durante los meses de distanciamiento por el coronavirus fueron muchas las familias que se contagiaron y a las que el comedor nunca abandonó. Las mujeres que cocinan en Luz de Esperanza preparaban las viandas y las llevaban hasta las casas de esas familias. Para evitar nuevos contagios, se las dejaban en la puerta.

“A todas las personas que estuvieron con Covid le llevamos la mercadería hasta la vereda, con protocolo asistimos igual a toda la gente, no los dejé ni un minuto ni los voy a dejar”, expresó Barrientos, quien recibe donaciones para poder seguir asistiendo. “Esta nena necesitaría un psicólogo, algo que la ayudara a salir de su tristeza, sabemos que es normal cuando perdemos un ser querido, pero tenemos que ayudarlos a que lo supere”, confió.

La esperanza para esta Navidad de Mariana es volver el tiempo atrás y darle un abrazo a su padre y decirle que lo quiere mucho. «Mi deseo es que mi familia esté junta de nuevo y volver a ver a mi papá», concluyó la niña en su sentida carta a Papá Noel.

Entre las familias asistidas por este merendero y comedor hay otros fallecidos y también varios que lograron superar el coronavirus pero después de mucho padecimiento.

“Hay algunos que pudieron salir pero que la pasaron muy mal y debido a esta pandemia se quedaron sin trabajo. También tenemos otra mamá con una situación muy difícil por falta de empleo y después tengo otra mamá sola con 4 menores, alquilan y es una situación bastante complicada”, relató Barrientos, quien espera la solidaridad de muchos para lograr completar una canasta navideña para cada familia y tener un juguete para que Papá Noel llegue a cada niño y niña del barrio.

Para acercar donaciones se pueden contactar al celular 2994126862 o el 2994551868.

Fuente: La mañana de Neuquén