Niño sanrafaelino fue trasladado de urgencia mediante avión sanitario a Buenos Aires

Santiago es un niño de 13 años que estaba internado en la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica del hospital Schestakow, a la espera de que la obra social le autorice un vuelo en avión sanitario a Buenos Aires para que fuera atendido en el hospital Garrahan, lo que finalmente logró concretarse. Horas antes, su papá, Pablo Quesada, se refirió en diálogo con FM Vos (94.5) y con Diario San Rafael al estado de Santiago, quien padece síndrome de Brugada, el cual es sufrido por sólo 5 chicos en nuestro país.
El síndrome de Brugada es un trastorno del ritmo cardíaco poco frecuente pero potencialmente mortal. Los pacientes que lo sufren, tienen un mayor riesgo de tener ritmos cardíacos irregulares que comienzan en las cámaras inferiores del corazón (ventrículos). Sus tratamientos incluyen medidas preventivas como evitar el agravamiento de los medicamentos y reducir la fiebre. Además, puede requerir la implantación de un dispositivo médico llamado cardiodesfibrilador, el cual se le pudo colocar hace algunos años en el hospital Garrahan. “Es un niño que está monitoreado a través de un registrador de eventos, que también tiene colocado en el pecho. Cuando sus pulsaciones bajan a cierta medida, el cardiodesfibrilador le produce una descarga eléctrica”, explicó.
Hace dos semanas y media esta familia fue al hospital Notti en Mendoza, porque debido a la pandemia no podían viajar al Garrahan en Buenos Aires. “Nos atendieron los electrofisiólogos que son externos (no están en el hospital Notti pero los llamaron para que nos atendieran), lo controlaron, volvimos y él ha tenido seis descargas eléctricas en la última semana y media; lo internamos acá y tuvimos una teleconferencia con el doctor Maldonado del hospital Garrahan y él pidió su traslado urgente para controlar el cardiodesfibrilador y ver si hay que hacer algo más, porque evidentemente no está funcionando bien”, agregó.
Debido a gestiones llevadas adelante desde el Área de Salud del Municipio, los trámites lograron agilizarse a fin de que el avión sanitario llegara a nuestro departamento y lo llevara a Santiago a Buenos Aires, donde finalmente fue atendido en el hospital Güemes, ya que en el Garrahan no había camas disponibles en Terapia Intensiva.
Aclaró que su intención no es ir contra la obra social, ya que si los tiempos del niño no son los mismos que los de la burocracia, la misma siempre se ha portado bien, brindándole los tratamientos que ha necesitado desde hace más de tres años.