No va más: Boeing suspende la producción del trágico 737 Max

Cuando hasta no hace mucho tiempo parecía que estaba listo para volver al aire, Boeing anunció oficialmente la suspensión temporal desde enero de la producción de sus aviones 737 Max, el modelo del gigante constructor que sufrió dos tragedias aéreas con meses de diferencia. El anuncio hizo hace caer sus acciones en Wall Street y prevé una reducción en la empresas con suspensiones despidos.

“Hemos decidido suspender temporalmente la producción del programa 737 a partir del próximo mes”, confirmó la empresa mediante un comunicado bajo el argumento de que el retorno al servicio de modo seguro del 737 Max “es la prioridad”. Según los expertos, “el stop a la producción se planteó luego de que el regulador de la Administración de Estados Unidos (FAA) advirtiera al gigante aeroespacial de que mantenía unas expectativas irreales respecto a que sus aeronaves recibieran autorización para volver al cielo”.

Según la agencia ANSA, pese a los dos accidentes en menos de cinco meses, Boeing continuó ensamblando unas 40 aeronaves por mes en su planta de Seattle. Cuando los organismos de control evaluaban su regreso tras la aprobación de nuevos normas, ahora finalmente se detuvo su producción.

Meses atrás, la empresa anunció pérdidas de 5.600 millones de dólares en el segundo trimestre de este año a causa del cese de los vuelos de sus aviones 737 MAX en todo el mundo, tras la doble tragedia que se llevó más de 350 muertos con el derribo de dos de sus naves. “Boeing registra después de impuestos una pérdida de 4.900 millones de dólares a causa de concesiones potenciales a sus clientes por la suspensión de los vuelos del 737 MAX y los retrasos de entrega de aviones de este modelo. Esto derivará en una reducción de beneficios de 5.600 millones de dólares”.

El pasado 29 de octubre de 2018 un avión Boeing 737 MAX se estrelló en el mar de Java pocos minutos después de haber despegado del aeropuerto de Yakarta, Indonesia, hecho que produjo la muerte de los 189 ocupantes de la aeronave. El 10 de marzo de este año, unos meses después, otro avión de esta serie se estrelló en circunstancias similares en Etiopía con 157 personas a bordo. El siniestro tampoco dejó supervivientes.

Con dos tragedias separadas por sólo cinco meses, los reguladores estadounidenses y las autoridades de aviación en todo el mundo ordenaron que el modelo Boeing 737 MAX no vuelve a despegar de la superficie terrestre en ninguna parte del mundo. Según la investigación preliminar, los pilotos evidenciaron problemas con el software del estabilizador MCAS, que es el Sistema de Aumento de las Características de Maniobras del avión.