Notre Dame: de las millonarias promesas de ayuda a la realidad

Pasaron seis meses desde que la Catedral de Notre Dame sucumbió ante el fuego. Luego del impacto de la noticia a nivel mundial, el operativo de ayuda y donaciones fue tan rápido y generalizado que la idea de reconstruirla en tiempo récord pasó de un sueño a una realidad. Sin embargo, el total de donaciones y promesas de aportes que ascendió a más de 900 millones de euros, hasta la fecha se concretó, real, en 104 millones de euros.

Es decir, hasta hoy ese es el total de dinero que tienen los recaudadores. “Todavía es muy pronto para decir si la cantidad de donaciones será suficiente, pero el estado asumirá sus propias responsabilidades, no abandonaremos Notre Dame“, aseguran las autoridades que seis meses después del siniestro, las obras avanzan muy poco.

En primer lugar, las obras se demoraron por las denuncias de alerta ante la presencia de partículas de plomo que obligaron a suspender obras por temor a serias consecuencias en la salud de los trabajadores del lugar. Philippe Villeneuve, arquitecto encargado de las obras, reconoció que recién en 5 años se podrán concretar las obras.

Hasta la fecha, uno de los puntos más polémicos de este nuevo proceso tiene que ver con la aguja de Viollet-le-Duc del siglo XIX que se derrumbó durante el incendio y que divide a los franceses entre quienes quieren reconstruirla tal como estaba y quienes desean, como el presidente Emmanuel Macron, un “rediseño contemporáneo”.

Ahora viene el trabajo de desmantelamiento del inmenso andamio que está sobre los restos de la catedral, que ya estaba presente en el momento del incendio y que amenaza con derrumbarse, lo que obliga ahora a retirarlo del lugar desde noviembre. Las autoridades a cargo desean al menos antes de fin de año, poder instalar la carpa temporal para recibir a quienes vengan al lugar.