Nuevos desafíos del sector de la cereza para cubrir la demanda en países asiáticos

Diego Aguilar, productor de cereza, explicó los beneficios y demandas que trae la apertura de nuevos mercados, como es el caso de Tailandia hace pocos días y China el año pasado.
En estos días la cereza y la uva mendocina tuvieron la grata noticia de la apertura del mercado de Tailandia, que se suma al de China. Sin embargo, para poder satisfacer esa demanda se necesita sembrar muchas más hectáreas y para ello se requiere acceso al financiamiento.
Sobre la apertura del mercado tailandés, Aguilar dijo a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael que “es un trabajo que se viene realizando desde hace años en conjunto con la Cámara de Cereza de Mendoza, Senasa, Iscamen, con mucho agrado lo recibimos, abrir un mercado siempre es bueno, Tailandia venía demandando nuestra fruta, los protocolos son por cuestiones fitosanitarias: exigen cumplir con una serie de requisitos para enviarle un producto que no tenga ningún tipo de plaga”.
Hay que recordar que el Gobierno nacional informó que el Departamento de Agricultura de Tailandia (DOA) publicó las condiciones fitosanitarias necesarias para la importación de uvas y cerezas desde Argentina, lo que tras más de diez años de negociaciones le abre la puerta a estos productos, especialmente desde Mendoza. Los requisitos exigidos por Tailandia tenían que ver con la mosca de los frutos, la principal plaga de importancia.
En cuanto a qué tipo de producto demanda ese país, Aguilar respondió que “en el sudeste asiático son compradores potenciales de cereza, concretamente trabajamos la apertura de otros mercado como Corea y Japón, lo más importante fue la apertura del mercado chino, que se consiguió el año pasado. Para la fiesta del Año Nuevo chino se consume mucha fruta roja, es una tradición regalarla”.
Señaló que ahora “nos está faltando plantar cereza, no llegamos a cubrir la demanda que ellos tienen de fruta. Esto es un negocio que requiere de financiamiento, usted pone una planta hoy y va a ver el resultado dentro de 4 a 5 años; se necesita una inversión cercana a 40 o 50 mil dólares por hectárea, es un negocio rentable pero necesita financiamiento a tasas razonables”.
La cereza, destacó, es una gran demandante de mano de obra, “hay que hacerla a mano y de a una, para cosechar 30 hectáreas se necesitan 300 personas trabajando 30 días”.