Nuri Ribotta: “No es justo que quienes mataron a Paula queden libres”

El martes se inauguró una escultura en homenaje a "Poli"

Con un dibujo de un duende en su mochila y una frase inspiradora de Los Redondos de Ricota en su alma, ella salió en su bicicleta para ir al Polivalente de Arte, donde le regaló el dibujo a una compañera. Fue de las últimas pedaleadas de Paula, porque la noche oscura del 31 de octubre de 2003 un grupo de delincuentes, torturas y violación mediante, la asesinó.
Ese día murió Poli, la joven que amaba el arte, y nació la causa de injusticia más repugnante de San Rafael: el crimen de Paula Toledo, que aún sigue impune. Dieciséis años lleva Nuri Ribotta, su madre, reclamando por ello.
Hace unos días se conoció lo que seguramente será el último intento de tener justicia. El Ministerio Público Fiscal, a través de Pablo Peñasco, planteó que el caso debe ser calificado como “homicidio agravado por ensañamiento y criminis causa”. De aprobarse esa solicitud, quedaría allanado el camino hacia el juicio por jurado, pues así lo establece la legislación aprobada el año pasado en Mendoza.
Al respecto, Nuri Ribotta habló con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael, y también se refirió a la inauguración el martes de una escultura de su hija en el barrio El Sosneado, donde ocurrió el homicidio.
“Recibí muy bien la noticia, dije que estaba de acuerdo, lo que ha hecho la Suprema Corte de Mendoza… resulta que salen con que (el juicio) a los tres menores no se podía hacer, quedó Graín nada más, nosotros reclamamos, ahora apareció Peñasco con la esperanza de cambiar la carátula”.
A sus 72 años, hoy la búsqueda de Nuri no es venganza, sino justicia, aseguró. “Cuando veo las primeras fotos, veo que se me ha pasado mucha parte de mi vida esperando que haya justicia, a mi hija no la voy a tener más, pero no es justo que quienes la mataron, y de qué manera, queden libres; tienen que pagar, no es venganza, es justicia”.
Este aniversario número 16 de la muerte llegó con la inauguración de una escultura de Paula en bicicleta, de la que participó una parte importante de la comunidad.
Sobre este hecho, Nuri expresó que “ojalá que esto sirva para que los niños reflexionen que a una mujer no se le pega y hay que tener buenas acciones. Me sorprendió, nunca pensé ver tanta gente, del barrio, de la escuela primaria, de la secundaria, vecinos, eso me asombró. Por una parte estuve triste, pero por otro lado contenta, que no se olviden de mi hija. Esto me levantó el ánimo”.
La imagen de la obra artística evoca a una actividad que solía hacer Paula, que es andar en bicicleta. “Acá está Paula, dije cuando lo vi, encontrarme con todos fue muy emotivo. La chica que iba con ella llevaba en una libreta los dibujos que Paula le regalaba, eran duendes, trazos y alguna frase de Los Redondos”, narró Nuri.