Ofrecieron $1 millón por el juicio abreviado al padre de Luciano Cabral

“Vas a recibir un millón de pesos. La plata es para que se haga un juicio abreviado y salga en libertad Luciano Cabral”. Esa es la frase más inquietante que recibió María Gualpa, mamá de Joan Villegas, asesinado el 1 de enero de 2017 en General Alvear, mediante una llamada realizada por un amigo del futbolista.
El escandaloso contenido de la llamada trascendió ayer y Diario San Rafael accedió no sólo a esa comunicación, sino a otra que Gualpa mantuvo con quien fuera su abogada, la doctora Claudia Fajardo, y de cuyos servicios prescindió al momento de comenzar el juicio, el pasado martes, por razones vinculadas a esta “negociación” que pretendieron concretar desde el entorno de los Cabral.
Todo empezó la semana pasada, cuando Gualpa atendió su celular. Del otro lado estaba Mauricio Moreno, “El Panadero”, quien fue mencionado en la causa como posible influyente en testigos que iban a declarar en contra del jugador.
“Soy Mauricio, el panadero, estoy en el sur pero en estos días viajo para allá”, comienza diciendo el hombre residente en Caleta Olivia, pero que pasó varios años en la cárcel, incluso con Joan Villegas, quien antes de ser asesinado había estado en prisión por homicidio.
Tras asegurarle que “le dolía el alma y el corazón” por la situación que Gualpa estaba pasando tras la muerte de su hijo, Moreno “fue a los bifes” y le indicó a la madre de Villegas que tenía a su disposición 1 millón de pesos. Sandro, papá de Joan, sabía del ofrecimiento, pero Moreno sabía que la parte más inflexible era la madre del joven fallecido.
“Si se hace el abreviado, Luciano saldría en libertad y el ‘Mono’ (padre de Luciano) y los otros pibes (Axel Olguín y Brian Santana) se hacen cargo de lo que pasó con Joan”, le indica Moreno a Gualpa, quién rápida de reflejos le pregunta: “¿Están comprando la libertad de Luciano? ”. Y Moreno responde: “Luciano no lo mató, es incapaz de matar a una mosca”. “La sangre en la zapatilla es de una pelea previa que tuvieron Luciano y Joan, pero no lo mató”, sigue.
Durante la charla de más de 10 minutos, Moreno le explica a Gualpa que el millón de pesos “lo aporta Argentinos Juniors (club que formó a Cabral) y el resto sale de acá (por San Rafael y General Alvear)”.
Moreno, nervioso durante el ofrecimiento, le aseguró a Gualpa que “estaba todo acordado para un juicio abreviado” y que sólo ella tenía que avalar la concreción de ese proceso. “Esto es para que tengas un poco de paz, si no te vas a volver loca, acordate que tenés dos hijos más. El dinero puede ser un calmante. Aceptalo para que haya un juicio abreviado y te abrís de la fiscal (por Ivana Verdún), por lo menos vas a agarrar unos pesos”, plantea “El Panadero”.

El dudoso rol
de la abogada
El martes, antes de empezar el juicio, María Gualpa indicó que quería prescindir de los servicios de la abogada Claudia Fajardo, quien hasta ese momento era representante de la querella, constituida en la mamá de Villegas. Como respuesta a esa decisión y amparándose en lo que establece la nueva legislación, el tribunal de la Primera Cámara del Crimen asignó a la fiscal Alejandra Becerra como abogada oficial de Gualpa.
¿Qué sucedió entre Gualpa y Fajardo? La madre de Villegas cree que la abogada actuó en función de las pretensiones de Luciano Cabral y su entorno. Por lo menos así se desprende de otro audio al que accedió Diario San Rafael y, casual o causalmente, del mismo día en que “El Panadero” Moreno llamó a Gualpa.
Fajardo, independientemente de sus intenciones, trató de inducir a Gualpa a que reciba el millón de pesos que anteriormente le había ofrecido Moreno. La abogada le atribuye la totalidad del dinero a Argentinos Juniors, posiblemente como una “inversión” por parte del club de La Paternal para conseguir la libertad de Cabral y contar nuevamente con sus servicios futbolísticos.
Extrañamente, durante la charla, Fajardo critica duramente a la fiscal Ivana Verdún y considera que ha sido imparcial durante su accionar en la investigación. Considera que es representante del Estado y no abogada particular de Gualpa y por eso le recriminó a la madre del fallecido haber tenido encuentros con la fiscal, algo que no es inapropiado, máxime los intereses de la madre del fallecido.
“El que tiene la plata es Argentinos Juniors, no los Cabral”, le asegura Fajardo, quien insiste: “No es lo mismo recibir un millón de pesos ahora que hacerlo mediante la acción civil”.
La charla entre Gualpa y Fajardo termina con una catarata de insultos por parte de la primera hacia la abogada y la acusa de ser funcional a los intereses del entorno de Cabral. Esta situación, por demás controvertida de parte de la letrada que llamativamente apunta con dureza contra la fiscal Verdún, fue el principio del fin del acuerdo y la principal consecuencia de la decisión de Gualpa de desvincularse de la abogada.
Habrá que aguardar qué repercusión tiene esta maniobra emanada desde el sector de los Cabral y que –por ahora- tiene un intermediario que es Mauricio Moreno, pero posiblemente a más actores detrás, como por ejemplo la Comisión Directiva de Argentinos Juniors.
Lo cierto es que el juicio está en marcha, a pesar de los frenéticos intentos por abreviarlo, y la semana que viene se conocerá la sentencia contra los acusados, entre los que está Luciano Cabral.