Ofrecieron detalles sobre el seccionado del río Atuel

El sistema permite erogar por turnos y el caudal bajó de 43 a 24 metros cúbicos por segundo

Como reseñó días atrás Diario San Rafael, la situación del río Atuel es la más crítica de Mendoza en torno a la baja cantidad de agua acumulada en la cuenca.
Por ello, más temprano que en ocasiones anteriores se ha implementado el sistema de “seccionado”, que permite un ahorro considerable para poder abastecer las necesidades de los regantes. El plan de “turnados” permite bajar las erogaciones de 43 a 24 metros cúbicos por segundo.
La programación de erogaciones del Atuel para General Alvear y San Rafael mediante “seccionado de riego” ha logrado repartir de manera equitativa el escaso aporte actual. Los embalses del Valle Grande y El Nihuil se encuentran solo al 27 por ciento de su capacidad y el problema reside en que esta concentración de agua –con la erogación sin seccionar– no alcanzaría hasta marzo, cuando el riego baja su intensidad.
El subdelegado del Atuel, Mario Barbieri, explicó que “necesitamos una conciencia donde la escasez y el ahorro deben convertirse en la clave de nuestro hacer diario. La escasez es algo que nos acompaña desde hace tiempo y es normal en un oasis como el nuestro, al que debemos cuidar con ideas, conciencia y acciones concretas”.
Sobre el sistema, señaló que “las inspecciones riegan en turnos alternos y los usuarios riegan cada 16 días en vez de 8. Inclusive, en estos últimos años se ha hecho así: se comenzó el 28 de enero, ya que los egresos en los diques o embalses disminuyeron por la demora de los deshielos y las temperaturas”.
De esta manera, hasta el 5 marzo se erogarán 24 metros cúbicos por segundo. Luego existe un turno más, que todavía no se definió. Es que algunas inspecciones lo quieren programar para marzo y otras para abril.
Con este sistema se economiza para equilibrar los ingresos y egresos del embalse. De este modo se pueden cubrir, de manera equitativa, los turnos hasta marzo, que es cuando los usuarios ya no riegan tanto.
“Esto se hace de octubre a diciembre y de febrero a marzo, aunque este año empezamos en enero, sobre todo para beneficiar a la producción hortícola. Luego, los turnados se normalizan, como en diciembre y enero, cuando la planta necesita más agua. Siempre se prefiere rotar sobre las inspecciones que poseen más hectáreas cultivadas”, concluyó el subdelegado.

SITUACIÓN ACTUAL
En la actualidad el Valle Grande se encuentra a solo el 20% de su capacidad total, embalsando apenas 27 hectómetros cúbicos. El Nihuil no escapa a esta realidad y está al 33%, con solo 70 hectómetros cúbicos. Entre ambos embalsan 97 hectómetros cúbicos, lo que representa un decrecimiento en relación con los 110 Hm3 que tenían la temporada pasada.
Lo mismo pasa con el ingreso de agua al sistema. Es que el río Atuel está trayendo 37 metros cúbicos por segundo, cuando lo habitual para esta fecha –según la media histórica– es 47 m3/s.