OMS advierte aumento de casos de sarampión en todo el mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en un informe publicado este lunes que durante lo que va de año se han triplicado los casos de sarampión en todo el mundo. Se reportaron en total 364.808 casos de sarampión, por lo que alertaron sobre la “desinformación y la falta de concienciación” en cuanto a “la necesidad de vacunarse”.

El reporte explica cómo los brotes de esta contagiosa enfermedad “continúan propagándose rápidamente en todo el planeta”, a punto tal que “millones de personas en todo el mundo están en riesgo”, mientras el movimiento antivacunas continúa difamando las bondades de las vacunas y ocultando como éstas salvan vidas.

Los tres países más afectados hasta ahora han sido Madagascar con 127.000 casos, Ucrania con 54.300 y la República Democrática del Congo con 7.500, explicó este martes durante una rueda de prensa el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier, quien remarcó el hecho de que el número de casos en siete meses ya haya superado al total registrado en todo el año 2018.

Lindmeier detalló que el aumento de los casos podría estar relacionado con distintos factores, entre ellos la falta de acceso a servicios de salud y vacunación a brotes en zonas en conflicto o con grandes comunidades desplazadas. Por estas razones también hay un importante número de casos registrados en países como Angola, Camerún, Chad, Kazajistán, Nigeria, Filipinas, Sudán, Sudán del Sur y Tailandia.

Sin embargo, en otros lugares el patrón probablemente no obedezca estos factores. Como es el caso de Europa, donde el número de casos registrados en los primeros seis meses ronda los 90.000, más que la cifra total de 2018 y lo que supone un aumento cercano al 120% con respecto a la primera mitad del año anterior.

Asimismo, resaltó el número de casos registrado en Estados Unidos es de 1.100, la cifra más alta en 25 años, e informó de los aumentos del 50% en los enfermos en el Mediterráneo Oriental y del 230% en el Pacífico Occidental. Insistió en que se trata de un enfermedad que puede prevenirse a través de la aplicación de dos vacunas durante la infancia y que ahora “está causando discapacidades y muertes en diversas partes del mundo”.

Lindmeier advirtió además la gravedad del asunto pues se estima que solo uno de cada diez casos son reportados. Mientras aseguró que es el movimiento antivacunas uno de los factores de riesgo que continúa dando lugar a rebrotes de la enfermedad como pasó con la epidemia de sarampión registrada en una comunidad judía ortodoxa en Nueva York.