Once allanamientos en la causa por enriquecimiento contra el exjuez Oyarbide

Con once allanamientos, en propiedades de la ciudad de Buenos Aire y el conurbano bonaerense, en el marco de la causa que se le sigue por enriquecimiento ilícito, el ex juez Federal Norberto Oyarbide volvió a las primeras planas de los diarios.

Los procedimientos fueron realizados en busca de documentación y para llegar a esta instancia se requirió un arduo trabajo de los investigadores judiciales, ya que que Oyarbide no usa tarjetas de créditos y no tiene bienes a su nombre, por lo que se debió reconstruir información, entre otros, a través de dos de sus presuntos testaferros: su pareja Claudio Blanco y Ariel Roperti, un amigo de ambos. La investigación está a cargo de la fiscalía de Jorge Di Lello y en los allanamientos de hoy intervinieron la PROCELAC y la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Oyarbide fue titular del juzgado Federal 5 hasta hace dos años, cuando, acorralado por las denuncias en su contra en el Consejo de la Magistratura, presentó la renuncia a su cargo, que desde entonces está vacante.

Los allanamientos realizados hoy apuntaron a sociedades presuntamente vinculadas a Roperti y Blanco, donde si bien ellos no aparecen como socios, serían testaferros. La hipótesis es que las empresas “truchas” habrían sido hechas para ocultar el patrimonio del magistrado.

La causa comenzó hace dos años tras una investigación preliminar que impulsó el fiscal José Campagnoli. Eso devino en una causa que, por sorteo, recayó en el juzgado de Sergio Torres, quien delegó la instrucción en la fiscalía de Di Lello.

La investigación avanzó, ante la falta de bancarización de Oyarbide, a través del rastreo de pasajes de avión, registros de migraciones y a través de Blanco, su pareja. Roperti, es amigo de la pareja, quienes a su vez son padrinos de una hija suya.

En tanto que en los allanamientos se buscaron liquidaciones de tarjeta de crédito de Blanco, que tenía una extensión de una cuenta de Roperti. También se encontró documentación vinculada a sociedades, facturas, viajes y constancias de los vínculos entre ellos.

Los allanamientos comenzaron alrededor del mediodía y se extendieron hasta pasadas las 17 y algunas de las sociedades allanadas fueron Cuasares, Consorcio Creba y Krakenlab, a las que parecen ligados tanto Blanco como Roperti.

Las declaraciones juradas de Oyarbide siempre fueron escuetas, sin embargo siempre mostró un alto nivel de vida. Su renuncia se produjo el 8 de abril de 2016, después de 21 años como juez federal y más de 40 en Tribunales. Para entonces, ya considerado el juez más polémico de Comodoro Py, había enfrentado un juicio político, un escándalo mediático y varias denuncias por mal desempeño. Hace dos años, al ver que en el Consejo avanzaba un proceso en su contra y ya sin apoyo político, presentó la renuncia.