Otra semana clave, otra más…

A veces, por repetidas, algunas frases parecen tornarse carentes de verdad. Sin embargo, en un país como el nuestro, donde las crisis también se reiteran, hablar de momentos, semanas o días clave no siempre es falaz.
El miércoles, el Gobierno nacional tiene previsto anunciar un paquete de medidas económicas que buscarán torcer el complicado presente que atraviesa el país en la materia. Sin anticipos oficiales, fuentes cercanas a Cambiemos dejaron trascender que se analiza establecer un amplio acuerdo de precios con los supermercados con productos de la canasta básica alimentaria, la posibilidad de frenar el aumento de tarifas de servicios hasta el año que viene, avanzar en una línea de créditos blandos para jubilados de la ANSES, una eventual intervención estatal para dar mayores controles a las empresas de servicios y una posible ampliación de la base de beneficiarios de planes sociales.
La reunión de la semana pasada entre referentes de la Unión Cívica Radical y el presidente Macri derivó en estas medidas que, lo admitan o no sus protagonistas, tienen como principal objetivo mejorar el humor social con vistas a los actos eleccionarios provinciales y al presidencial de octubre.
Los índices de inflación y de pobreza, y la recesión en la mayoría de las actividades productivas nacionales han llevado al Gobierno a esta decisión, que vendría a modificar la lógica que hasta aquí impulsó el oficialismo en materia económica. Algunos analistas hablan de una “última bala” de Macri para no perder la elección, otros estiman que este “cambio de rumbo” solo llevará a más desconfianza de la gente y, sobre todo, del Fondo Monetario Internacional, que hasta ahora ha impuesto varias condiciones a la política económica macrista y que ve en estas medidas una contradicción a sus recomendaciones-órdenes.
El anuncio del miércoles será lo menos importante, quizás. Los resultados de las medidas en la práctica y su influencia en el futuro del país es lo trascendente, pero para poder evaluar esto habrá que esperar un poco más.