Otra semana con el vino como protagonista

Con la vendimia en pleno desarrollo, la semana informativa mendocina estuvo marcada por nuevos capítulos dentro de la crisis que atraviesa el sector vitivinícola.
La aprobación legislativa del proyecto de ley que envió el Ejecutivo provincial para disponer de más de 3.000 millones de pesos durante cuatro años a fin de paliar la angustiante situación que vive la producción e industrialización del vino mendocino, no le otorgó tranquilidad total a sus protagonistas.
Y es que los actores de la vitivinicultura mendocina saben sobradamente que no podrán vivir para siempre de subsidios o ayudas estatales, que la crisis que hoy se vive tiene como causas –entre otras- el incremento exponencial de los costos o la variación negativa en los índices de consumo por parte del público, algo que no se solucionará en el corto plazo solo con un fondo anticíclico. Básicamente, podríamos decir, porque lo que se vive en la actividad no parece ser un ciclo sino más bien una tendencia siempre negativa durante la última década, al menos.
Algunos lo admiten abiertamente y otros lo musitan por lo bajo, pero la inmensa mayoría de los vitivinicultores mendocinos observa una herida mortal en la actividad, al menos como la concebimos históricamente. Quizás vendrá ahora el tiempo de poquísimas bodegas –y de fincas productoras-, generadoras de vinos de alta calidad y precio, destinados a públicos exclusivos.
La realidad muestra un panorama particular para una de las actividades productivas de riqueza que marcó a fuego a los mendocinos casi desde el nacimiento de nuestra provincia. Lo que ocurra de aquí en más será producto de las medidas que se tomen y de variables que, como ha quedado evidenciado, dependen muchas veces de imponderables. La Fiesta Nacional de la Vendimia 2019 se vivirá dentro de una semana en la capital provincial. Quizás no haya demasiado para festejar.