Otra vez Cuadro Nacional: apuñalaron a un menor a metros de la subcomisaría

Nuevamente Cuadro Nacional fue escenario de un episodio violento y por el que un adolescente de 16 años sufrió graves consecuencias.

Eran las 8 de la noche del jueves, cuando el menor circulaba en bicicleta por la calle Sarmiento, con destino a un negocio donde realizaría unas compras. Antes de llegar al comercio, el joven fue interceptado por un conocido, con quien mantenía una diferencia desde hace un tiempo. Allí fue amenazado e “invitado” a pelear, lo cual no habría sido rechazado por el chico, quien solicitó que su contrincante lo aguardara a que realizara la compra para después pelear.

Sin embargo, al salir del negocio, el adolescente no vio a quien lo había intimidado, por lo que tomó su bicicleta y se desplazó con dirección a su casa. Pero no imaginó que su rival le había tendido una cobarde trampa, ya que fue interceptado desde atrás y recibió al menos dos heridas causadas con un arma blanca, una de las cuales le perforó la zona pulmonar. Como pudo, el menor agarró nuevamente la bicicleta con intenciones de llegar a su casa, pero la lesión era demasiado severa y no lo dejó avanzar. Con mucho esfuerzo y casi sin poder caminar, el joven le avisó a su madre de lo sucedido e inmediatamente hubo un llamado al 911 para comunicar la emergencia. En este marco, arribó al domicilio una ambulancia del Servicio de Emergencias, cuyo médico de turno ordenó la urgente derivación al hospital Schestakow, donde fue intervenido quirúrgicamente e internado en la unidad de terapia intensiva.

Ayer, en comunicación con Diario San Rafael, fuentes del nosocomio público informaron que la víctima se encontraba fuera de peligro, aunque aún había que aguardar su evolución.

En relación al hecho, desde la Policía señalaron que habría antecedentes entre el herido y su agresor, pero menores, propios de adolescentes que no tienen una buena relación y buscan dirimir sus diferencias a los golpes. Esto demuestra el grado de violencia que hoy padece nuestra juventud. Ya quedó demostrado hace menos de un mes con el crimen de Marcos Guajardo, también en Cuadro Nacional, cuyo autor fue un joven que no poseía antecedentes y que recurrió a un cuchillo para amedrentar a quien terminó muriendo en la puerta de su casa.

Respecto del agresor, fuentes de la investigación señalaron –al cierre de nuestra edición– que si bien había indicios sobre su paradero, aún no se ejecutaba su detención. Si bien el caso de Guajardo terminó en homicidio, esa muerte podría cerrarse bajo la figura “homicidio en ocasión de riña”. Pero distinta será la suerte de quien atacó al adolescente en la calle Sarmiento, ya que le asestó una puñalada a la altura del pulmón y desde atrás. No sería descabellado que el magistrado interviniente entendiera que actuó con premeditación y a sabiendas de que podía causar la muerte del joven.

Párrafo aparte merece el hecho de que el nuevo episodio violento se produjo a escasos metros de la subcomisaría de Cuadro Nacional. Esta situación profundizó el malestar de la comunidad con respecto a los escasos recursos humanos y de movilidad que posee la dependencia.