Padre Álvarez: “La ofensa no fue a la fe católica, sino a toda la tradición de Vendimia”

El fin de semana se desató una gran polémica en Mendoza porque la imagen de la Virgen de la Carrodilla no abrió los desfiles vendimiales, sino que fue la que cerró la fiesta, ya sin público en el escenario principal y sin las cámaras de televisión.
Esta situación generó malestar en la comunidad, principalmente entre los referentes de la religión católica y los centros tradicionalistas, encargados de “custodiar” la imagen durante el recorrido.
El vocero del obispado de San Rafael, el padre José Antonio Álvarez, dio su opinión sobre este tema a través de FM Vos (91.5).
“La Virgen nunca fue atrás. Es una cuestión que se hizo tradición desde el comienzo de la fiesta”, dijo, y recordó que “al inicio la celebración comenzaba con la Bendición de los Frutos”.
“Siempre se le dio un lugar destacado a la Virgen como patrona de los viñedos, lugar que le dio el folclore mendocino con la canción de Hilario Cuadros, que caló hondo en el corazón de los mendocinos”, destacó Álvarez, quien planteó que “es algo que no se entiende. Si bien es cierto que fue un día desordenado y de lluvia –que no es lo habitual en Vendimia–, no se entiende por qué el gauchaje y la Virgen fueron al fondo”.
Asimismo, el sacerdote planteó que “el Gobernador tendría que averiguar y poner las cosas en orden. La ofensa no solo fue a la imagen de la Virgen y a la fe católica, sino a la tradición misma de la Fiesta de la Vendimia, que es de todos los mendocinos. Los iconos tradicionales de la fiesta deben ser respetados”.
“El protagonismo de la Virgen de la Carrodilla no es de la Iglesia, sino de todos los mendocinos”, insistió, y planteó que “cualquiera se puede equivocar, pero lo cierto es que ofendió. No puedo pensar que haya sido a propósito, pero se cometió un error que fue una ofensa”.

MÁS DECLARACIONES
Durante el fin de semana también se pronunció el obispo Eduardo María Taussig a través del Canal 21, que pertenece al obispado local. Según declaró, “es una ofensa a la tradición de los mendocinos porque es un ícono de nuestra fe. Lamento mucho y espero que no se repita. Los que tienen la responsabilidad deben ser más respetuosos y dar las explicaciones del caso para corregirlo”.
En el mismo sentido, desde la Federación Gaucha expresaron su malestar. En declaraciones radiales, el titular de la sede sanrafaelina, Walter Riesco, calificó el hecho como una “mutilación a la cultura”.