Padre de Genaro Fortunato: “He dejado de creer en la Justicia”

Tal como dimos a conocer días atrás, el Tribunal Penal Colegiado de San Rafael recibió una petición del abogado de la familia de Genaro Fortunato para que fije normas de conducta a Julieta Silva, quien posee prisión domiciliaria por la muerte del joven. Es que circulan por la web fotos de ella en encuentros festivos en su casa. El padre de Genaro, Miguel Fortunato, dialogó sobre este tema con FM Vos (91.5) y Diario San Rafael.
Julieta Silva, tras ser imputada por la muerte de Genaro Fortunato por arrollarlo con su auto la madrugada del 9 de septiembre de 2017, permaneció un mes y medio en la cárcel. Luego obtuvo el arresto domiciliario. Si bien la condenaron a 3 años y 9 meses de prisión por considerarse que fue un “homicidio culposo agravado”, se mantuvo aquella prisión domiciliaria, teniendo en cuenta que el fallo no quedó firme debido a los recursos de casación presentados por cada una de las partes.
A un año y medio de haber sido condenada, la Suprema Corte de Justicia de Mendoza todavía no se expide de los planteos de las partes y ya hubo situaciones polémicas. El abogado Tíndaro Fernández solicitó “que se fijen las reglas de conducta que Silva debe cumplir”.
Miguel Fortunato expresó: “Si tengo que ser honesto con lo que pienso, he dejado de creer en la Justicia y mucho más en la prisión domiciliaria. Yo entiendo algunas cosas en todo esto, como que la prisión domiciliaria beneficia a los hijos, de alguna manera lo puedo llegar a entender, pero tiene que haber límites, porque si no esto no es una prisión, sí domiciliaria pero no es prisión”.
“Entiendo que uno equipara la palabra ‘justicia’ con algo que pone las cosas en su lugar. Nosotros no hemos recuperado y no vamos a recuperar nunca nuestra vida normal porque esta es una llaga que no cierra, uno se acostumbra a algunas ausencias, pero de ninguna manera acepta. De golpe, encontrar que alguien sospechado de asesinato puede desarrollar su vida en forma más que normal, nosotros todavía no podemos cerrar la herida, ni la vamos a cerrar nunca, evidentemente no es sinónimo de justicia, porque ‘justicia’ quiere decir justamente eso, que cada uno esté en el lugar que nos corresponde de acuerdo a las circunstancias, pero en este caso no es así. Creo que más allá que esta mujer no esté tan apesadumbrada por la muerte de Genaro, debería al menos tener la empatía de guardar algunas formas, aunque no lo sienta. Estoy absolutamente convencido de que esto no fue un accidente, hay un montón de cosas que incluso tienen rigor científico, pero está claro que mi apreciación, más allá que yo intente ser objetivo, siempre tiene un alto grado de parcialidad”, agregó.