Pandemia, crispación y medios de comunicación

En medio de la habitual crispación que nos caracteriza a los argentinos y con la dicotomía como lógica en cada una de nuestras discusiones, el papel de los medios de comunicación ha ido variando y generando una observación evaluativa distinta por parte del resto de la sociedad en los últimos años.
El posicionamiento y las maniobras a favor y en contra de uno y otro lado de la grieta ideológica que caracteriza a nuestro país son moneda corriente en muchos medios de comunicación. De hecho, ya casi todos conocemos de antemano qué opinará o qué contará cada medio respecto a un tópico, puesto que su línea editorial está claramente emparentada con un sector político partidario.
Esta es la realidad que hoy por hoy viven los grandes medios y grupos de medios a nivel nacional, algo que –también hay que decirlo– no es la lógica que manejan sus colegas del interior y mucho menos los del interior del interior, donde la labor periodística pareciera estar aún, afortunadamente, un poco menos contaminada por los intereses políticos y económicos.
Pero más allá de todo, la sociedad no debe olvidar la importancia de los medios de comunicación y de sus trabajadores para conocer la realidad. Es válido criticar o no coincidir con la forma de hacer periodismo de algunos medios y de algunos periodistas, pero no se debe llegar nunca a la violencia o a la censura contra ellos.
Estamos atravesando un momento muy delicado debido a la pandemia, que obliga a tomar medidas para salvar la mayor cantidad de vidas posible e impone un ritmo que no es el habitual ni el deseado. Este contexto requiere el máximo compromiso de todos los argentinos, sin importar el color político que los represente.
La responsabilidad de construir un mejor país debe partir de debates serios entre diversas fuerzas políticas, sabiendo que la defensa de las libertades nunca puede ir con el odio como común denominador. Para vehiculizar ello, los medios de comunicación son necesarios y deben ser respetados. Y, a su vez, desde estos debemos tratar de ser mejores y más ecuánimes que nunca.

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorHace diez años
Artículo siguienteDestacable tarea: El Club Lechero cumple 6 años