Pandemia, oficialismos, oposiciones y egoísmos

Los infectólogos y epidemiólogos que asesoran al presidente Alberto Fernández en la estrategia frente a la pandemia de Covid-19 firmaron recientemente una carta pública en la que señalaron la importancia de mantener los cuidados personales y que las autoridades actúen para frenar los contagios. Advirtieron, asimismo, por el riesgo de que las diferencias políticas compliquen la política sanitaria.
“La responsabilidad individual no alcanza para enfrentar este desafío sin precedentes. Las autoridades nacionales, provinciales y municipales tienen la responsabilidad indelegable de actuar en sus respectivas jurisdicciones”, escribieron los especialistas y pidieron “medidas de bloqueo sanitario a nivel barrial, departamental o provincial, según la gravedad de la situación, sin demora».
«Vemos con preocupación el riesgo de que las diferencias políticas comiencen a enturbiar la política sanitaria, situación que pondría en grave riesgo la respuesta a la pandemia. El virus no es oficialista ni opositor. La estrategia sanitaria para enfrentarlo, tampoco», plantearon claramente los científicos que tienen a su cargo recomendar a las autoridades nacionales las posibles medidas para enfrentar la crisis.
Ante la llegada de la pandemia a nuestro país nos planteábamos la pregunta de si esta circunstancia le serviría a los integrantes de la clase política partidaria nacional para crecer y dejar de lado las habituales y muchas veces infructuosas dicotomías en las que se enfrascaban. El tiempo nos respondió con un rotundo “no”. Las diferencias, según el color partidario y aún a riesgo de caer en incoherencias puesto que la mayoría de las autoridades toman medidas similares más allá de lo que pretenden sus seguidores más fanáticos, se han profundizado, haciendo crecer la famosa “grieta”.
Lo dicho en estos días por los especialistas debería ser un mensaje a internalizar por aquellos que anteponen sus intereses y posiciones egoístas al bien común del colectivo. Aunque, para ser sinceros, no parece que vayamos en ese sentido.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorBuscan que los chicos de las escuelas se sumen a la prevención del Covid-19 con “podcast” de audio
Artículo siguienteDenuncia contra Bunge