Papá de Damián Ortega: “Están tapando al verdadero asesino”

Víctor Ortega, papá de Damián, condenado a prisión perpetua por el primer jurado popular en la historia de San Rafael, criticó el veredicto al afirmar que no hay pruebas contra Damián y que no se investigaron otras hipótesis. Aseguró que la fiscalía fabricó un culpable.
Luego de cuatro jornadas intensas vividas entre el 7 y el 10 de mayo, en lo que fue el primer juicio por jurado del Sur mendocino, y en un caso nada sencillo cuya instrucción demoró dos años y medio, el veredicto determinó la culpabilidad del acusado. Su familia, luego del golpe inicial, ha salido ahora a mostrar su disconformidad y plantear dudas en torno a la investigación e incluso al sistema de jurado.
En diálogo con FM Vos (91.5) y Diario San Rafael, Víctor Ortega dijo que “nos sorprendió el fallo, quien haya seguido el caso y leído el expediente se sorprendió. Sostenemos que una persona debe ser juzgada con pruebas y en este caso no hay, está todo armado. Las pruebas las pidió la Fiscalía y por eso solicitaron seis meses más de prórroga para llegar con el informe de dos pruebas que decían que eran claves”.
El papá del condenado cuestionó que en la instrucción del caso se haya puesto énfasis en las pruebas de ADN y en la geolocalización de los celulares y que tras los resultados, que favorecieron a Ortega, los fiscales hayan desestimado ambas pruebas.
“No había ADN de Damián Ortega en la escena del hecho. En la tonfa había dos ADN masculinos y uno femenino, ninguno de Ortega, de Barry ni la víctima. La segunda prueba la pidió la fiscalía y luego no la tomó en cuenta porque no estaba Ortega metido. Tienen que investigar a fondo, no fabricar un culpable, se investigó mal, Ortega no tiene ADN (en la escena), no hay testigos de que el auto estuvo allá en los horarios que ellos dicen que fue; el ingeniero Garbarz ubica el teléfono de ella fuera de la casa, pero como no contamina a Ortega, esa prueba la desestiman, hay algo que no me cierra, debieran investigar en profundidad”.
El papá de Damián se mostró emocionado y triste. “No le deseo esto ni a mi peor enemigo”, dijo tras la entrevista. Antes, durante la nota, expresó que “se dice que por fin Florencia descansa en paz porque hay un culpable, pero creo que debería descansar en paz con el verdadero asesino, que lo están tapando no sé quién ni por qué”.
Criticó que sensibilizaran al jurado con una foto de su nieto y “la querella la mostró aunque no estaba permitido y el juez no reparó en eso. Estamos en problemas si seguimos con el sistema, el jurado es gente de a pie, honorable, pero en cuatro días no se puede capacitar para una decisión de semejante magnitud, condenar a perpetua a una persona sin pruebas contundentes…”.
Al ser consultado sobre la exhibición de su hijo como un celoso, dijo que “también puede haber habido alguien más celoso, hubo cabellos de mujer que no eran de la víctima que no investigaron, de un masculino que no era de Barry ni de Ortega, y eso está en el expediente. Lamentablemente el jurado se basó en lo que le hicieron creer”.
En cuanto a lo más íntimo de este caso, Víctor pidió poder ver a su nieto y repitió que “habiendo el jurado escuchado que no hay pruebas, tendrían que haber evaluado un montón de cosas, pero en la euforia de la querella de mostrar el niño y decirles qué tienen que hacer, condicionaron a la gente”.
El martes Víctor pudo visitar a Damián en la penitenciaría. “Está destruido, quiere ver a su hijo, estar donde debe estar, no le dieron el beneficio de la duda jamás, lo señalaron desde el primer minuto”, concluyó.

Compartir
Artículo anteriorClaudia Cortez
Artículo siguiente¡Qué mundo!