Paraguay: envió un peluche con marihuana a su exnovia y la denunció a la policía

Un paraguayo decidió vengarse de su ex con un regalo que ella nunca podrá olvidar.

Su novia había terminado la relación y él, para vengarse, le envió un peluche que en su interior llevaba marihuana. Luego llamó a la policía para denunciarla.

No aceptar el término de su relación amorosa, llevó a un ciudadano de Paraguay a maquinar una venganza que por poco deja a su expareja en la cárcel: le envió un peluche cargado con marihuana y luego llamó a la policía para denunciarla.

Salomón Bogarín Agüero dolido y furioso con Shirley Roa por concluir la relación amorosa que los unía, planeó una insólita venganza que estuvo cerca de lograr su cometido, pero al final se descubrió la verdad.

Bogarín Agüero compró un oso de peluche, lo descosió y llenó en su interior unos paquetes de marihuana. Luego, a través de un tercero, envió el “regalo” a su exnovia, quien se encontraba en la Universidad Columbia de Asunción, Paraguay.

Cuando supo que el paquete fue entregado, Salomón Bogarín de inmediato llamó a la línea 911 para denunciar que Shirley Roa escondía un peluche cargado de marihuana.

La policía local actuó de inmediato, llegó a la residencia universitaria y ahí, con la presencia de un fiscal, procedieron a abrir el peluche, encontrando los paquetes de marihuana.

Shirley Roa, de 23 años, negó una y otra vez que la mercancía fuera de ella y la fiscalía decidió abrir una investigación, la misma que dio con la verdad: todo fue por venganza.

Primero, la fiscalía constató que la llamada para denunciar la posesión de marihuana de Shirley fue realizada por el propio Salomón Bogarín. Además, gracias a las cámaras de seguridad, verificaron que el despechado sujeto rondaba la universidad en los momentos previos y posteriores a la entrega del peluche.

Con esta evidencia, las autoridades ordenaron la intervención del domicilio de Bogarín en la localidad de Luque, donde fue detenido y puesto a disposición para un proceso judicial.

Durante este nuevo proceso de investigación, se descubrió que Salomón Bogarín había enviado antes otro peluche a su exnovia, uno más grande, donde se halló más de 100 pequeños envoltorios de marihuana. Este “regalo” no fue recibido por la universitaria, sino por un familiar.