Parricidio en Neuquén: habló la madre de los hermanos que decapitaron al padre y dijo no estar enojada con ellos

Hilda Acuña, la madre de dos hermanos que asesinaron y decapitaron a su padre en la localidad de Zapala, Neuquén, aseguró que no está enojada con ellos ya que la víctima siempre fue muy agresivo con ellos tres a quienes los golpeaba en reiteradas oportunidades. Además, apuntó contra la Policía por no hacer caso cuando escucharon las amenazas de muerte del hombre.

La madre de los dos hermanos contó que ayer los volvió a ver luego de haber sido detenidos con prisión preventiva acusados de homicidio agravado por el vínculo. “El mayor de mis hijos pensaba que yo estaba enojada con él, yo le dije que no. Nos abrazamos”, expresó la mujer en una entrevista realizada por el diario Río Negro.

 

Luego explicó que sus hijos «son muy buenos y muy educados» pero que siempre fueron víctimas de los violentos ataques que les propiciaba Orlando Jara desde que eran niños.

 

“La infancia dentro de la casa fue muy difícil. Hubo una denuncia cuando el mayor tenía 12 años. No hicieron nada. Don Jara tuvo también un choque en la Ruta 14, iba alcoholizado y no hicieron nada. Otra vez volcó el auto, iba en pedo. Lo conocí hace 28 años, siempre fue violento. Ahora último yo me puse firme, bien dura. Un día me dijo que me iba a matar”, agregó la madre de los dos hermanos acusados.

 

Jara llegó a su casa y amenazó de muerte a sus dos hijos, lo que derivó en una fuerte discusión. El hombre fue atacado y apuñalado por los jóvenes. Luego, el mayor de ellos lo decapitó con un cuchillo, colocó la cabeza sobre el tórax del cuerpo de la víctima y se sacó una selfie que le envió a un amigo. La imagen quedó en manos de la Justicia, según informó Infobae.

 

“Ese día me dijo: ‘Vengo a matar a mis hijos’. Y subió para arriba con el cuchillo. Mis hijos estaban durmiendo. Después dijo: ‘Voy a conseguir un revólver con el vecino de al lado y los mato a todos’”, detalló Acuña.

 

Por otra parte, se mostró molesta con el accionar de la Policía que «no hizo lo que correspondía» y culpó a los hermanos del fatal desenlace. “Yo les rogaba que se lo llevaran, pero no hicieron nada. Fernando también les dijo que se lo lleven. La culpa fue de la policía. Me dijeron que no podían hacer nada. Nos dijeron que vayamos a hacer una denuncia”, sentenció la madre.

 

Cuando el cronista de Río Negro le preguntó por el futuro de sus hijos, la mujer dijo que “van a salir adelante” porque “ya no van a vivir con el terror”.

 

La fiscalía que lleva el caso ya les dictó prisión preventiva para ambos y los imputó como coautores de homicidio agravado por el vínculo, un delito que prevé una pena de prisión perpetua.

 

 

 

Fuente: Los Andes