Parte de la Iglesia, contra Bolsonaro­

Un sector de la Iglesia católica brasileña y el teólogo Leonardo Boff, un religioso ligado al papa Francisco, impulsan junto a grupos protestantes un pedido de impeachment contra el presidente, Jair Bolsonaro, debido a su política frente a la pandemia del coronavirus.

Está previsto que en los próximos días sea presentada la propuesta de juicio político en la mesa de entrada de la Cámara de Diputados que ya recibió más de 60 iniciativas desde 2019, cuando Bolsonaro asumió la primera magistratura.

La Comisión de Justicia y Paz, organismo vinculado a la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB, sigla en portugués), los teólogos Leonardo Boff y Frei Betto, además de algunos padres católicos están entre los grupos que apoyan la salida de Bolsonaro, informó ayer el diario Estado de San Pablo.

El franciscano Boff se reunió con el Pontífice a quien asesoró en la elaboración de la encíclica Laudato Si’, sobre el medio ambiente que fue lanzada en 2015.

Cuatro años después, en 2019, Boff respaldó el Sínodo de la Amazonia celebrado en el Vaticano que tuvo como coordinador al cardenal brasileño, Claudio Hummes, de la orden de los franciscanos, alguien que cuenta con la confianza del pontífice Jorge Bergoglio.

En el Sínodo, durante el cual fueron tratados problemas como la devastación de la Amazonia, y no faltaron críticas al presidente Bolsonaro, tuvo el apoyo del presidente de la CNBB y arzobispo de Belo Horizonte, Walmor Oliveira de Azevedo.

La CNBB como institución asumió una posición crítica, pero moderada, frente al gobierno bolsonarista dado que debe mantener el delicado equilibrio entre los diversos grupos que la integran, entre quienes hay conservadores, progresistas e, incluso, sectores que apoyan a Bolsonaro.

La CNBB no respalda, como institución, la propuesta de impeachment contra Bolsonaro.

«Representantes católicos y evangélicos deciden formalizar un pedido de salida del presidente por negligencia en la pandemia», escribió Estado en la portada de su edición digital de hoy.

La propuesta cuenta con el respaldo de religiosos protestantes pertenecientes a la Iglesia Anglicana de Brasil y de la Alianza de Baptistas de Brasil. «Queremos mostrar que la fe cristiana necesita ser rescatada y que la iglesia no es un bloque monolítico», declaró a Estado el teólogo de la Iglesia Baptista, Tiago Santos.