Penitenciarías tienen suspendidas las visitas

Autoridades del Servicio Penitenciario provincial establecieron plegarse a las medidas precautorias y suspender las visitas de familiares en complejos, unidades y alcaidías. El objetivo principal es salvaguardar la salud de las personas privadas de libertad y del personal penitenciario.
Las restricciones que se tomaron días atrás se suman al aislamiento social y preventivo que obliga a los argentinos a quedarse en sus casas para evitar la trasmisión del virus Covid-19, suspendiendo incluso las actividades laborales y limitando la circulación de las personas mediante la custodia de personal policial en las calles.
Autoridades del Servicio Penitenciario expresaron que “somos respetuosos de todas las decisiones que se están tomando frente a la crisis mundial que trae consigo esta pandemia, creemos que la mejor forma de cuidar la salud y contribuir a la sociedad es tomando medidas que sirvan para evitar el contagio de las personas privadas de libertad, sus familias e incluso el personal que tiene que seguir cumpliendo sus funciones”.
Asimismo, el Gobierno informó que desde hace algunos días han estado trabajando con las personas privadas de libertad para informarlos y concientizarlas sobre la importancia de que tomen estrictas medidas de limpieza dentro de los módulos, pabellones y celdas, fundamentalmente para evitar que el virus ingrese en contextos de encierro y se propague y afecte a una gran cantidad de personas.
Esta medida surge debido al importante número de personas que circulan por los distintos complejos, unidades y alcaidías que hay en Mendoza. El sistema penitenciario mendocino se encuentra entre los cinco más grandes del país, con más de 5 mil personas alojadas y cerca de 3 mil penitenciarios, sumado a la cantidad de visitantes, familiares, funcionarios y abogados que ingresan y egresan diariamente de estos lugares.
“Es importante también destacar el trabajo de todo personal penitenciario que, como fuerza de seguridad, ha quedado exceptuado de este decreto y se ha puesto al frente de esta problemática social para contribuir en la lucha contra esta pandemia. Queremos cuidar la salud no solo de quienes están privados de libertad, sino también, directa o indirectamente, de toda la sociedad”, informaron desde la institución que nuclea a las cárceles de la provincia.
Presos de Bolugne Sur Mer fabrican barbijos
Además, se conoció que personas privadas de libertad alojadas en los complejos penitenciarios de Boulogne Sur Mer y San Felipe se encuentran produciendo barbijos para colaborar de alguna forma en evitar que el virus Covid-19 se propague en nuestro país. Actualmente, cerca de 30 personas trabajan en estos talleres y de acuerdo con los protocolos recomendados por los especialistas, teniendo en cuenta el espacio del que disponen.