Pérez Gasul se manifestó sobre los violentos del Club Constitución

El presidente de la Liga de Fútbol Local repudió los hechos del fin de semana pasado

Lamentablemente no es la primera vez que un árbitro o jugadores son agredidos en un terreno de juego del fútbol argentino. En esta oportunidad, y como publicamos en nuestras páginas días pasados, se registró un escándalo el sábado 7 por la tarde en la cancha del Club Constitución (Canarios) y sus inmediaciones, donde los violentos se hicieron presentes en el interior del campo de juego, y algunos jugadores del «Canario», molestos por el resultado desfavorable ante San Martín de Salto de Las Rosas, agredieron al árbitro Enrique Luppi y al jugador visitante Juan Camiletti.

Al respecto, Alberto Pérez Gasul, presidente de la Liga Sanrafaelina de Fútbol, en diálogo con FM Vos (91.5) indicó que «hubo un descontento por parte de la gente de Constitución sobre el arbitraje, ya que entendieron que había errores y quisieron hacer justicia por mano propia; lamentablemente es un reflejo de la sociedad en la que estamos, que es muy violenta».

En cuanto a los procederes tras los hechos, comentó que tanto el informe del árbitro, el policial, como de testigos, está siendo analizado por el Tribunal de Pena y a la vez corren los tiempos administrativos hasta hoy para que el Club Constitución presente los descargos respectivos. «Los jugadores que fueron parte de las agresiones han sido suspendidos en forma provisoria, hasta tanto se expida en tribunal la pena que corresponda».

Aclaró que son cinco miembros los que conforman este órgano, analizan la situación y tienen la responsabilidad de aplicar la sanción que corresponda. «Recordemos que no se puede sancionar sin que se defienda el club, y mientras tanto se sigue recabando información de los jugadores y del público para tomar finalmente una determinación. En cuanto al árbitro, se puede equivocar en tomar una resolución, tiene segundos para decidir ante una jugada, pero nada justifica el accionar después para agredir a nadie», sentenció Gasul.