Periodistas argentinos sufrieron ataques en Bolivia y Cancillería pidió garantizar su seguridad

Tras las agresiones que sufrieron varios periodistas argentinos que cubren la crisis en Bolivia​, el gobierno de Mauricio Macri salió este jueves a reclamarle a las autoridades del país vecino que garanticen la seguridad de los trabajadores de prensa.

La Cancillería informó que «solicitó a las autoridades en ejercicio del poder en Bolivia velar por la seguridad e integridad de los medios argentinos presentes en el territorio boliviano, trabajando en la cobertura de los sucesos que son de público conocimiento«.

Se indicó que también que el Consulado General de Argentina en La Paz «ya tomó contacto con los periodistas argentinos a raíz de las situaciones violentas a las que fueron sometidos en estas últimas horas y se continuará en seguimiento de la situación para asegurar la defensa de la libertad de prensa y la asistencia a los ciudadanos argentinos».

 

Al respecto, en declaraciones a TN, el embajador argentino en Bolivia, Normando Alvarez García se comprometió a «hacer lo imposible» para asistir a los periodistas agredidos pero aclaró que «no puedo garantizar su seguridad» porque ese país transita una «situación de anarquía».

 

Periodistas de la televisión argentina vivieron situaciones de violencia en las calles de La Paz durante la cobertura de la crisis en Bolivia. Un equipo de periodistas de TN fue insultado y amenazado, al igual que los enviados de Telefé, que debieron dejar el hotel en el que estaban alojados, acusados de golpistas y sediciosos.

 

El miércoles el mal momento lo habían sufrido los periodistas de América, después de un tenso cruce entre Rolando Graña y una joven manifestante que lo increpó.

 

«Váyanse a su país», les gritaban este jueves al camarógrafo y a la periodista de TN Carolina Amoroso, que intentaba describir la situación desde La Paz.

«Esta ciudad intentando volver a la normalidad», señalaba la periodista cuando llegó el primer «fuera, mentirosos». Ese mensaje se repitió con cada persona que los cruzaba.

 

Según precisó Amoroso, «unos dicen golpistas y otros dicen fraude electoral«, dando cuenta de que hay un «clima de confrontación».

«Eres un asno, sinvergüenza», los increpó un hombre, cuando los insultos y los pedidos de que «vuelvan a su país» eran cada vez con más vehemencia.

 

En pocos segundos eran cerca de diez personas las que rodeaban al camarógrafo y lo insultaban. Ya desde el hotel en el que se alojan, Amoroso dio cuenta del «clima de tensión social» en ese país.

 

También tuvieron problemas los periodistas de Telefé. Uno de los camarógrafos contó que los trataban de golpistas y sediciosos.

 

«Estamos evacuando porque la agresión a los medios de prensa es cada vez peor«, detalló Lucio López, y agregó que «es una pena que por decir la verdad te tengas que ir corriendo como un delincuente».

 

El miércoles, enviados del canal América tuvieron un tenso cruce con manifestantes. «Así es la batalla en cada esquina», dijo el periodista Rolando Graña. En ese momento lo cruzó una joven, quien gritándole le pidió que diga «la verdad».

 

Instantes después llegó un hombre y golpeó la cámara mientras los insultaba.

«Fue una situación muy extraña. Nos empezaron a sacar fotos. Nos provocaron diciéndole que Claudio le había pegado a una mujer para poner a los manifestantes en contra. Nos siguieron durante cuatro cuadras con el espíritu de ‘digan la verdad, digan la verdad’. Un muchacho identificado como fotógrafo le pega a Claudio en la cámara y lo lastima en el ojo», explicó Graña.

 

La tensión con los medios de comunicación excede a los equipos de TV argentinos. A través de un documento, la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia les exigió «a los medios de comunicación alineados a la derecha que no emitan información parcializada a favor de los golpistas«

Se trata de un grupo cercano al ahora ex presidente Evo Morales, que cerró el texto advirtiendo que se reservan «el derecho de utilizar todos los medios democráticos de resistencia para el respeto a nuestros derechos conquistados».

La Asociación de Entidades Periodistas Argentinas (ADEPA) repudió «las agresiones y amenazas» a los periodistas argentinos en La Paz.