Perpetua para el enfermero alemán ­ que, «aburrido», mató 85 a pacientes

Berlín (ANSA, EFE y AP) – Un tribunal alemán condenó al ex enfermero Niels Hoegel a cadena perpetua por 85 homicidios de pacientes entre 2000 y 2005, raid criminal que lo convierte en el mayor asesino serial en territorio germano desde la Segunda Guerra Mundial.­

«La gravedad extraordinaria de los hechos me lleva a dictarle esta condena», argumentó el magistrado Sebastian Buehrmann, consciente de que la pena máxima que suele aplicarse en el país teutón es a 15 años de prisión.­

La corte de la noroccidental ciudad de Oldenburg halló culpable a este hombre de 42 años de casi todos los homicidios que le imputaron -zafó en 15 por falta de pruebas-. Ya estaba preso desde 2015 por un par de crímenes.­

En una de las audiencias, el múltiple asesino confesó su siniestro modus operandi, con el que buscaba combatir su aburrimiento y demostrar su valía ante los pares: el plan consistía en inyectarle a personas internadas a las que debía cuidar sobredosis de fármacos como Ajmalin, Sotalol y Lidocain para provocarles serios trastornos físicos e incluso insuficiencia cardíacas, emergencias ante las cuales intervenía buscando «resucitar» a las víctimas y quedar así como «el héroe’ , aunque no siempre «el montaje» tenía un desenlace feliz.­

«La tensión daba paso al bienestar que me embargaba cuando conseguía reanimarlos -describió-, pero si no lo lograba caía en la depresión y me prometía dejar de hacerlo», algo que evidentemente no cumplió, pues la serie de homicidios incluyó 2 clínicas distintas, una situada en la urbe escenario del proceso (se desempeñó allí en el período 1999-2002) y otra en la cercana Delmenhorst (trabajó entre 2003 y 2005).­

Su espeluznante raid empezó a quedar al descubierto en 2005, cuando una colega lo sorprendió «envenenando» a un paciente. Mientras avanzaba esa investigación fueron apareciendo otras muertes «en circunstancias sospechosas» en el centro de salud donde trabajaba.­

Para arribar a este veredicto fueron necesarias más de 130 exhumaciones, algunas de ellas en Turquía.­

TARDIAS DISCULPAS­

En el último tramo del proceso, Hoegel se disculpó «sinceramente con todos a los que he causado daño todos este tiempo», además de agregar que el juicio le hizo «comprender el sufrimiento ocasionado. Estuve día y noche atormentado por verguenza y remordimiento».­

POLEMICA­

El caso levantó gran revuelo en Alemania, donde también se criticó a las clínicas por no haber reaccionado rápidamente a la cadena de «extraños decesos».­

Los familiares de las víctimas -iban desde los 34 a los 96 años de edad- aplaudieron el fallo que hará que «este monstruo no salga con vida de la cárcel».

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorAlerta el Fondo que Trump no­ consiguió disminuir la pobreza­
Artículo siguienteMicro gratis en las PASO: solamente presentando el DNI